Carta de Juan Bautista Marín al Gobernador de Catamarca, Tadeo Acuña (1832).

Reservados todos los derechos. El contenido de esta  breve introducción no puede ser reproducido ni todo ni en parte, ni transmitido ni recuperado por ningún sistema de información en ninguna forma ni por ningún medio. Sin el permiso previo del autor o la cita académica correspondiente.

D.N.D.A. Registro de autor 5.301.535

Carta de Juan Bautista Marín al Gobernador de Catamarca, Tadeo Acuña (1832).

 Breve introducción:

A principios de junio de 1832 el diario porteño El Lucero del publicista Napolitano Pedro de Angelis cercano al rosismo (1) publico cinco cartas, una del representante de Corrientes Manuel Leiva al Gobernador de Catamarca Tadeo Acuña y de Juan Bautista Marín de Córdoba, dirigida también a Acuña y a  al Gobernador de La Rioja Paulino Orihuela.

En dichas misivas se denunciaba el intento del Gobierno de Rosas de posponer para mejor oportunidad la reunión prevista en el Pacto Federal para agilizar la Constitución de un estado federal, por el cual las provincias signatarias se habían reunido en la Comisión Representativa del Pacto Federal en la ciudad de Santa Fe.

Estas cartas llegaron a manos de Facundo Quiroga quien no dudo enviárselas a Rosas que utilizó todos los medios periodísticos a su alcance para denunciar por intrigantes a estos representantes.

 Rosas buscaba frenar la disidencia de los sectores federales de las provincias recurriendo al argumento  que el territorio todavía no estaba preparado para  la organización que establecía el Pacto Federal, señalando recurrentemente  la actividad de los Centralistas/ Unitarios de este impedimento.

En suma,  germinaba en este primer gobierno,  la idea de paz y orden rosista para los federales díscolos y los enemigos unitarios.  A esta polémica por la organización política se agregó la discusión fiscal sobre los recursos económicos que generaba la aduana de Buenos Aires y el debate sobre el sistema librecambista que beneficiaba a dicha provincia frente a la propuesta proteccionista enarboladas por Pedro Ferré gobernador de la provincia de Corrientes.

Hoy en Aportes ponemos a consideración de nuestros lectores la carta que dirigió el representante de Córdoba Juan Bautista Marín al Gobernador  de Catamarca Tadeo Acuña,  publicada por El Lucero y  posteriormente en La Gaceta Mercantil, El Diario de La Tarde y  Telégrafo del Comercio.

Gran parte de las notas y cartas producto de este debate entre los Diputados de la Comisión Representativa del Pacto Federal, los períodicos porteños y Facundo Quiroga entre otros pueden encontrarse en: La Colección de Documentos relativos a las especies vertidas contra la benémerita provincia de Buenos Aires y su Gobierno por los Señores, Ferré, Leiva y Marín, ordenados y publicados por la imprenta de la independencia en 1836 a instancias de Juan Manuel de Rosas. 

Córdoba, 20 de marzo de 1832

 Mi estimado amigo y señor. Acabo de llegar de Santa Fe comisionado de aquel gobierno para conducir la circular invitatoria al Congreso, como acreditan los documentos que acompaño. Tenga Vd. la bondad de hacer este servicio a la República y a su país, nombrando y remitiendo un diputado provinciano, más hombre de bien que ilustrado, pues entiendo que siendo de la primera clase tratará sólo de hacer feliz a esa provincia, y saldremos de la miseria en que hemos que-dado con la revolución de los decembristas. Yo entiendo a más que con sólo la introducción de adherirnos los provincianos a una base habremos llenado nuestro deber y engrandecido nuestras provincias, porque siendo uniforme nuestra marcha no hay que dudar que los porteños seguirán de necesidad la opinión de las provincias interiores, que han quedado en esqueleto por el sistema de extranjería que ha adoptado Buenos Aires para señorear sobre las cenizas de las provincias. Ya pues es llegado el tiempo de que, unidos, uniformemos nuestra marcha con Santa Fe, Corrientes, Entre Ríos y Córdoba, que sigue íntimamente ligada con estas provincias, y no dudo que con sólo esta medida seremos felices para siempre y eternizaremos el nombre de la República Argentina. Para dar estos pasos progresivos a tamaña felicidad es preciso cerrar los oídos a los silbos encantadores de los porteños, que tratarán de alucinarnos con promesas de maravilloso porvenir. No creamos que Buenos Aires jamás nos proporcionará sino grillo y cadenas de miseria por felicidad, pues estamos viendo que se complace en nuestra miseria.

Juan Bautista Marín.

(1) Ver estudio preliminar de: Myers, Jorge, Orden y Virtud, el discurso republicano en el régimen rosista, Universidad Nacional de Quilmes, Buenos Aires, 1995, pp.11:131.

(2) del Campo, Hugo, “Porteños y provincianos: La polémica Rosas-Ferré”, en; Documentos para la historia integral argentina, Centro Editor de América Latina, 1981, pp.6:7.

Edición: Maximiliano Van Hauvart, estudiante UNMdP.

Carlos Van Hauvart

Carlos Alberto Van Hauvart
Es Profesor por la Facultad de Humanidades de la UNMdP, docente regular en la Carrera de Historia de la FH, en las materias de Americana Contemporánea y Didáctica y Practica de la Enseñanza. Miembro del GEL, CeHis, FH, UNMdP. También es Profesor Regular en la materia Historia del Ciclo Básico del Colegio Nacional Dr. Arturo Umberto Illia, Departamento de Ciencias Sociales, UNMdP.

También te podría gustar...