Comentarios de William Bradford sobre una epidemia entre los pueblos nativos de Nueva Inglaterra (1634). Segunda Parte.

Reservados todos los derechos. El contenido de “ introducción” y su traducción,  puede ser reproducido en  todo y en parte,  transmitido,  recuperado por cualquier sistema de información, con  la cita académica correspondiente.

RL-2017-11728123-APN-DNDA·MJ

 

Excerpts from of Plimoth Plantation: William Bradford Comments on an Epidemic Among Native Peoples of New England, 1634

Extractos  de la Plantación en Plimoth: Comentarios de William Bradford sobre una epidemia entre los pueblos nativos de Nueva Inglaterra.

por Diana A. Duart CEHis-FH-UNMdP y Carlos A. Van Hauvart CEHis-FH- CNAUI-UNMdP.

Introducción:

Las enfermedades y las epidemias han ocupado un enorme interés por parte de los historiadores, especialmente en el campo de la demografía histórica. La peste negra que hizo sucumbir a gran parte de la población europea a mediados del siglo XV es prueba de ello. Muchas de las preguntas e interrogantes que surgieron para explicarla fueron después renovadas cuando se investigó la hecatombe demográfica que provocaron las distintas experiencias coloniales en América.
Dos sociedades, los Incas y los Aztecas sufrieron ese colapso demográfico. Se han discutido las cifras planteadas por Sherburne Cook y Woodrow Borah sobre la población en la meseta mexicana antes de la conquista, pero no los efectos de las enfermedades a posteriori de la derrota azteca. Nathan Wachtel hizo lo propio para los Andes. Nicolás Sánchez Albornoz brindó un aporte inicial extraordinario al afirmar que la causa del derrumbe demográfico fueron las enfermedades, sin descartar otras causa, pero haciendo hincapié en este punto.
Como dijimos, los europeos tenían muy cercana la experiencia de la peste negra y como se fue expandiendo. Sin embargo un primer punto a tener en cuenta fue la intensidad de las enfermedades que asolaron al Nuevo Mundo, que estuvo vinculada al aislamiento de quienes vivían antes de la llegada de los europeos.
Tempranamente la viruela atacó las poblaciones del Caribe dando muestras a los europeos de lo devastador  de su efecto en términos demográficos, junto al sarampión cruzaron el continente instalándose en la Meseta Central de México y, de ahí, viajó hasta Centro américa. Nada las podía detener.
El mismo proceso se dio en el norte del Nuevo Mundo, holandeses, ingleses y franceses lo observaron en las sociedades cazadoras recolectoras o con una incipiente agricultura del maíz.
El segundo punto a tener en cuenta es que estas epidemias repiten el ciclo destructor que sucedió en Europa, el cual es PESTE, HAMBRUNA, PESTE.
Una tercera cuestión es que para los historiadores es difícil determinar qué tipo de enfermedad atacaba a estas sociedades, nos basamos en las descripciones que nos proporcionan los europeos y obviamente sabemos que la disciplina médica de aquellos tiempos era al menos en estos temas mínima. Si para muchos europeos la peste negra fue un castigo divino, en el norte de América la aparición de esta problemática fue para los habitantes de estas tierras, producto de la brujería que traían los europeos entre otras tantas declaradas en las fuentes.
Hoy en Aportes traemos a los lectores una traducción propia una fuente escrita por William Bradford tomada del texto de   Louise Breen,  “Converging World, Communities and Cultures in Colonial América. A sourcebook” (1), que esperamos pueda ser utilizado en clase para poder comparar el colapso demográfico que provocaron las enfermedades y las epidemias en las distintas experiencias coloniales.

 

Excerpts from of Plimoth Plantation: William Bradford Comments on an Epidemic Among Native Peoples of New England, 1634

Extractos  de la Plantación en Plimoth: Comentarios de William Bradford sobre una epidemia entre los pueblos nativos de Nueva Inglaterra.

Esta primavera,  aquellos indios que vivían cerca de la casa comercial también cayeron enfermos de la pequeña poxe (enfermedad epidémica) y se murieron miserablemente, porque una enfermedad más grave no puede sobrevenirles; lo temen más que a la plaga; por lo general, los que padecen esta enfermedad los tienen en abundancia, y por evitar reposar en sus esteras y otras ayudas, caen en una condición lamentable.

A medida que se impregna el poxe en sus esteras, la poxeta (erupción) se rompe y se extiende, y se precipita una en la otra, la piel se hiende (en razón de eso) a las esteras sobre las están reposando se humedecen; cuando se esparce todo un lado será una mancha única, (por así decirlo y todo será sangre derramada, sintiendo temor de contemplar; y ellos al estar muy adoloridos, con sudor frío y moquillo, mueren como ovejas podridas.

La condición de este pueblo era tan lamentable que cayeron masivamente por esta enfermedad, ya que (al final) no se pudieron ayudar unos  a otros; ni siquiera para encender fuego, ni para traer un poco de agua para beber, ni para vencer a la muerte; pero se esforzarían tanto como pudieran y cuando no podían procurarse otros medios para encender fuego, quemaban las bandejas y platos en los que comían, y sus propias arcos y flechas; y algunos se arrastran por todas partes para obtener un poco de agua, y algunas veces se mueren por el camino, o no pueden ponerse en pie otra vez.

Pero los de la casa inglesa, (aunque al principio tenían miedo a la infección), sin embargo, al ver su lamentables y tristes condiciones, y al oír sus gritos y sus lamentos dolorosos, se compadecieron de ellos y todos los días les trajeron madera y agua. Y les hicieron fuegos, les dieron víveres mientras vivían, y los sepultaron cuando se murieron. Pero muy pocos de ellos escaparon de la muerte, a pesar de que hicieron todo lo que pudieron, aun poniéndose en riesgo (por los ingleses).

El cheefe Sachem él mismo había muerto como casi todos sus amigos y parientes. Pero por las maravillosas buenas y providencias de Dios, ninguno de los ingleses estaban enfermos, o en menor medida contagiados con esta enfermedad, aunque todos los días ayudaban a los aquejados durante esas semanas.

Y estas gracias que ellos practicaban fue amablemente recibida, y afortunadamente fue reconocida por todos los indios que sabían o habían oído hablar de la ayuda recibida; y sus jefes así lo hicieron y los recompensaron por esto.

 

La siguiente traducción del texto en ingles está realizada en torno al uso de la Historia Escolar, se han dejado de lado ciertas precisiones debido a la complejidad del texto, (eliminando las citas aclaratorias del editor.) como las puntuaciones.

Traducción: Diana A. Duart, Carlos Van Hauvart. Correción final: Maximiliano Van Hauvart

Ver siguientes links.

The Killing Year, epidemias y enfermedades en el Canadá Francés en el siglo XVII.

Interacción cultural en Quebec. Traducción para una cita de texto.

Cita:

(1) Breen, Louise,  Converging World, Communities and Cultures in Colonial América. A sourcebook, New York, Routledge Books, 2012, pp. (100:101)

 

Carlos Van Hauvart

Carlos Alberto Van Hauvart Es Profesor por la Facultad de Humanidades de la UNMdP, docente regular en la Carrera de Historia de la FH, en las materias de Americana Contemporánea y Didáctica y Practica de la Enseñanza. Miembro del GEL, CeHis, FH, UNMdP. También es Profesor Regular en la materia Historia del Ciclo Básico del Colegio Nacional Dr. Arturo Umberto Illia, Departamento de Ciencias Sociales, UNMdP.

También te podría gustar...