De la disposición natural de los indios que habitan las partes de Maryland donde los ingleses están asentados: Y su manera de vivir. En Narratives of early Maryland, trad. Ignacio Villalobo

Reservados todos los derechos. El contenido de esta publicación no puede ser reproducido ni todo ni en parte, ni transmitido ni recuperado por ningún sistema de información en ninguna forma ni por ningún medio. Sin el permiso previo del autor o la cita académica correspondiente.

D.N.D.A. Registro de autor 5.301.535

Hoy en Aportes para la Historia compartimos con ustedes esta fuente sobre el periodo temprano de ocupación de Nueva Inglaterra en Maryland, dicha traducción fue ralizada para Aportes por Ignacio Villalobo (Estudiante, Colegio Nacional  Dr.Arturo U. Illia, UNMdP).

Original narratines of early american History

Narratives of early Maryland

1633-1684 (1)

“A relation of Maryland, 1635”

Capter V

Of the naturall disposition of the indians wich inaabite the parts of Maryland where the English are seated: And their manner of living

De la disposición natural de los indios que habitan las partes de Maryland donde los ingleses están asentados: Y su manera de vivir.

Aquel que tenga curiosidad de saber todo lo que se ha estado observando de las costumbres y maneras de los indios, podrá encontrar largos escritos en  Captain Smith Brooke en Virginia, y Mr. Woods de Nueva Inglaterra: pero aquel que tenga deseos de ir a Maryland, encontrará aquí lo suficiente para informarse de lo que es necesario  saber para  tener contacto con ellos. Por el Captain Smith’s, y otras relaciones que usted podrá estar informado, que la gente es guerrera, y han hecho un terrible daño a los ingleses, es por lo tanto que son gente terrible. Otros dicen que son básicos y gente cobarde, para ser condenados: y es pensado por algunos que son estimados políticos, que el único punto de la política que los ingleses pueden utilizar es la de destruir a los indios, o la de llevarlos fuera del país, sin la esperanza de que ellos estén seguros. La verdad es, si pueden ser atacados, también pueden ser temidos, siendo ellos gente con extremidades más grandes que la de los ingleses, y que no necesitan coraje, pero las probabilidades que tenemos sobre ellos residen en nuestras armas, y los mantiene atemorizados, de otra manera ellos no escaparían de los ingleses, como ya lo han hecho en tiempos de guerra con aquellos de Virginia, y fuera de ese aspecto, un pequeño número de nuestra gente estando armados, se aventurara contra una gran tropa de ellos, y sin ninguna otra razón, ya que ellos son lo suficientemente sutiles y determinados: Pero para concluir, que ellos no son seguros para convivir, es un gran error. La experiencia nos ha enseñado que con un trato justo y benévolo, los nativos no sólo se convierten en pacíficos, sino que también en amigables, y en muchas ocasiones han formado oficinas de amistad con los ingleses en Maryland, y Nueva Inglaterra, como cualquier vecino o amigo usa para hacer la parte civil de la cristiandad: Es por esto que cualquier hombre inteligente va a esperar una manera mucha más justa y razonable de tratar bien a la gente del país, de esta manera inducirlos a la civilización y enseñarles el uso de la agricultura, y de las mecánicas del comercio, donde sea que sean capaces, esto podrá ser útil a los ingleses en algún tiempo, y los dueños de plantaciones deben mantenerse fuertes, y unidos en las ciudades, por lo menos en un número competente, y así ningún hombre podrá dudar razonablemente, o sorprender, o algún otro trato enfermizo de parte de ellos.

Pero para proceder, aquel que los ve, sabrá también como los hombres vivieron mientras este mundo estaba bajo la Ley de la Naturaleza; y, naturalmente, entre ellos todos los hombres son libres, pero aún así sujetos a liderar por la defensa pública. Su gobierno es monárquico, él quien gobierna como jefe, es llamado el Werowance, y es asistido por algunos que le consultan los asuntos comunes, quienes son llamados Wisoes: Ellos no tienen leyes, pero la Ley de la Naturaleza y la discreción, son lo que regula todas las cosas, su única costumbre ha introducido una ley por la sucesión del gobierno, la cual es esta: cuando un Werowance muere, su hijo mayor asume, después de él, su segundo, y así el resto, cada uno de por vida, y cuando mueren todos los hijos, es entonces cuando los hijos de la hija mayor del Werowance asumen, y así si tiene más hijas, por ello se espera en ellos que el tópico de las hijas tenga más de su sangre en ellas que el tópico de los varones. Los Wisoes son elegidos como el Werowance plazca, y así comúnmente se eligen miembros familiares, si la edad lo permite: Los jóvenes le tienen un gran respeto a los mayores.

Ellos a su vez tienen Cockorooses, que son sus capitanes en tiempos de guerra, quienes son muy obedientes: Pero el Werowance planta su propio maíz, se fabrica sus propio arco y flechas, su canoa, su manta, zapatos, y cualquier cosa que pertenezca a él, como así lo hacen la mayoría de los indios; y comúnmente los comandantes son los mejores y los más ingeniosos y activos en todas aquellas cosas que son de mucha estima para ellos. Las mujeres sirven a sus esposos, hacen su pan, lo visten, como así ellos matan en la cacería o consiguen pescando; y si ellos tienen más de una esposa, como alguno de ellos tienen (pero eso no es común) entonces la esposa más apreciada realiza los quehaceres del hogar, y ellas tienen mucha felicidad en eso. Las mujeres también (además de su trabajo en la casa) hacen esteras, que sirven para cubrir sus casas, y para sus camas; también ellas hacen canastos, algunos de juncos, otros de seda, que son muy bellos.

Los niños viven con sus padres, los hombres hasta que llegan al desarrollo completo de los hombres; (porque ellos no reconocen por la edad como nosotros lo hacemos) entonces son colocados dentro de los arqueros llamados Chicos-negros (y así continua hasta que consiguen esposa) Cuando deben convertirse en Chicos-negros, el anciano que gobierna a los jóvenes, les dice, que si van a ser valientes y obedientes al Werowance, Wisoes y Cockorooses, entonces su dios los amará, todos los hombres los estimaran, y ellos matarás ciervos, y pavos, conseguirán pescado, y todas las cosas saldrán bien para ellos; pero si lo hacen de otra manera, entonces todo será lo contrario: esta persuasión los lleva a ser increíblemente obedientes con sus comandantes; Y si ellos piden que lleven fuego a sus manos o bocas, ellos lo harán, o alguna otra cosa desesperada, incluso si aparenta algún riesgo para sus vidas.

Las mujeres se quedan con sus padres hasta que consigan esposo, y si los padres mueren, entonces estará con sus amigos. Si el esposo muere, él dejará todo lo que tiene a su esposa, excepto su arco y flechas, y algunos panes (que usualmente son enterrados con él) y ella debe cuidar a los niños hasta que se conviertan en hombres, y entonces vivirán donde se les plazca, porque todas las casas de los hombres son libres para ellas; y para sus hijas hasta que consigan esposo. El procedimiento de los casamientos es así; el que va a tener una esposa, arregla con el padre, o si él está muerto, con un amigo que cuide de ella, y arreglan una suma de panes, o alguna otra cosa que sea aceptada entre ellos; que es lo que él debe dar por ella, y debe ser pagado el día de su casamiento; y así en el día pactado, todos los amigos de ambas partes se encuentran en la casa del hombre que se casará, y cada uno lleva un presente y la mujer que deba casarse también lleva su regalo: cuando se encuentran todos, el hombre se sita en el extremo de la casa, y las amigas de la esposa la llevan y la dejan junto a él, entonces todos se sientan sobre alfombras en el piso (como es su costumbre) y la esposa se levanta y sirve la cena, primero a su esposo, y después al resto. El resto del día lo pasan cantando y bailando (que no es poco placentero) a la noche las personas los dejan, y es común que vivan pacíficamente y enamorados, sin embargo, a veces falla, que un hombre deje una mujer y tome a otra: entonces ella y sus hijos regresan con sus amigos otra vez. Generalmente ellas son muy obedientes con sus esposos, y uno raramente la escuchará hablar en presencia de su marido, a menos que se le pregunte algo.

Estas personas viven hasta una larga edad,  en que si bien ellos no se casan tan jóvenes como lo hacemos en Inglaterra, sin embargo uno puede ver varios bisabuelos junto a niños de buenos bisnietos, y continuando a esa edad, son hombres muy capaces y fuertes: Los hombres y mujeres tienen cabello negro, que es mucho más largo y descuidado que el nuestro, es raro ver a alguno de ellos con cabello gris, aunque sean muy viejos, pero nunca pelados: Raramente se ve que alguno de estos hombres tenga barba, pero tienen rastas que llegan a sus hombros, e incluso algunos llegan a sus cinturas: ellos son de estatura atractiva, favorecidos y sus extremidades son excelentes, muy pocos son deformes. En sus guerras, y cacerías, ellos usan arcos y flechas (pero las flechas no están envenenadas, como en otros lugares) Las puntas de flecha están hechas de piedras de pedernal, en la punta parte de un cuerno de ciervo o huesos de peces, que pegan con algún tipo de pegamento, que ellos fabrican. En las guerras también utilizan un pequeño palo de 43 o 53 cm, al que ellos llaman Tomahawk.

Ellos viven en su mayor parte en pueblos, parecida a las aldeas del condado en Inglaterra; Sus casas están hechas como nuestros puertos, cubiertos por tapados, otros por ramas de árboles que los protegen contra el clima: El fuego está en el medio de la casa, con un agujero arriba para que salga el humo, algunos son de 30, otros de 40, algunos de 100 pies[1]; y de ancho son casi de 12 pies.

Tienen algunas cosas entre ellos que bien vendría que imiten los Cristianos, como su moderación a la hora de comer y beber, la justicia hacia uno u otro, porque nunca se ha oído que los pertenecientes de esa Nación asalten o roben a otros; y los ingleses a veces les confían vagones para comerciar por ellos como factores: También le han mandado cartas a través de ellos hacia Virginia y hacia otras partes del partes del país hasta sus sirvientes que han comerciado en el extranjero, que las han entregado y han vuelto trayendo una respuesta hacia aquellos que los han mandado: Además, sus conversaciones con otros son calmas, libres de palabras groseras que podrían ofender a otros; Ellos son muy hospitalarios con su propia gente, y con los extranjeros; ellos también son de un comportamiento serio: Algunos de los aventureros hace un tiempo, estaba en un banquete donde se encontraban 200 de ellos; ellos comieron solo un plato de comida cada uno, y cada hombre, aunque nunca hay tantos, se sirve en su plato por él mismo, sus platos están hechos de madera, pero trabajados a mano; La cena duró dos horas, y después de la cena, ellos cantaron y bailaron por aproximadamente otras dos horas, en todo ese tiempo, no hubo ninguna palabra o acción entre ellos que provocara el menor disturbio a la compañía; En las reuniones más serias, ningún hombre podría esperar que pasara tanto tiempo con tanto silencio y seriedad: Algunos indios vinieron una vez a James Town en Virginia, y sucedió, ahí mismo se sentó en Consejo para escuchar problemas, y los indios, al ver tal convocatoria, preguntaron ¿Qué significaba? Se les respondió, se estaba realizando un Match-comaco (que es a lo que los indios le dicen Consejo) el indio respondió que ahí todos hablaban a la vez, pero que nosotros no lo hacíamos en nuestro Match-comaco.

Sus atuendos son decentes y modestos, acerca de sus prendas que ellos usan, están cubiertos por piel de ciervo que llega hasta sus rodillas, y sobre sus hombros, un largo manto de pieles  que llega al medio de las piernas, a otros hasta los talones; en invierno lo utilizan con pelaje y al contrario en verano; Cuando los hombres cazan se sacan los mantos, y también lo hacen las mujeres cuando trabajan, si el clima es cálido: Las mujeres tienden a usar cadenas y brazaletes hechos de cuentas, algunos de los mejores de ellos utilizan sogas con perlas alrededor de sus cuellos, y también colgando de sus orejas, que son de un tipo largo, pero estropeadas con el quemado de las ostras en el fuego y el rudo trato que se les da. Y ellos junto con los jóvenes pintaban sus caras de diversos colores, pero desde que llegaron los ingleses, los que lo hacían lo han abandonado, y en muchas maneras demuestran estar conformes con la forma de vivir de los ingleses. El Werowance de los Paschatoway le pidió al Gobernador que le enviase a alguien que le construyese una casa como la que poseían los ingleses, y de varias maneras, comparó nuestra manera de vivir como mucha mejor que la de ellos: El Werowance de Patuxent va frecuentemente con prendas inglesas, como también lo hace el de Pothoback[i] y muchos otros que han comprado ropas inglesas: Estos Werowances han hecho la petición que algunos de sus hijos sean adoptados por los ingleses, y en toda manera demuestran grandes demostraciones de amistad y buen afecto hacia ellos.

Esta gente reconocen a un Dios, aquel que es proveedor de todas las cosas buenas, es por esa razón que mantienen su vida, y a él le sacrifican los primeros frutos de su maíz, así como de lo que cazan o pescan: El sacrificio es realizado por un anciano, que realiza un discurso hacia su Dios ( no sin un poco de barbarie) que al terminar quema parte del sacrificio, y luego come el resto, luego la gente presente también come, y hasta que la ceremonia no esté terminada, ellos no tocaran ni un poco de ello: Ellos sostienen la inmortalidad del alma, y que existe un lugar de gozo y otro de tormento después de la muerte, aquellos que maten, roben o mientan irán a aquel lugar de tormento, mientras que los que no hagan daño alguno irán al lugar bueno, donde tendrán todo tipo de placeres.

Ha sucedido el año pasado que algunos de los Sasquehanocks y de los Wicomesses (que son enemigos) se encontraron en la Isla de Monaponson[ii], donde el Capitán Cleyborne vivía, todos ellos vinieron a comerciar, y uno de los Sasquehanocks hizo una injuria a un Wiscomesse, de la cual alguna gente de Cleyborne que lo vio, se rieron. Los Wicomesses se vieron lastimados y odiados (como ellos pensaron) y se fueron, y se prepararon para emboscar a los Sasquehanocks, de los cuales mataron a 5, y solo 2 escaparon, y entonces volvieron y mataron a 3 de la gente de Cleyborne y parte de su ganado; dos meses más tarde, los Wicomesses mandaron a un mensajero a su Señor el Gobernador, para justificar el hecho, y para ofrecer una satisfacción por el daño hecho a los ingleses: El Wiscomesse que traía el mensaje trajo consigo a un indio de la ciudad de Patuxent, que es vecina de los ingleses en Saint Maries, con los que tienen buenas relaciones, y él hablo de la siguiente manera al Gobernador

Yo soy un nativo de Patuxent, como este hombre (al que conocéis) puede decirte que esto es verdad, me casé con una mujer de los Wicomesses, donde he vivido desde ese entonces, y me han enviado para que le diga, que están arrepentidos por el daño, que fue hecho por algunos de ellos hacia los ingleses de Monaponson; y esperan que usted no haga un acto duro a causa de unos jóvenes (que se ha hecho acaloradamente)  una pelea contra su Nación, que desea vivir en paz y armonía  con ustedes, y están listos para hacer una satisfacción por la injuria, deseando saber que le dará agrado a usted, y que devolverán las cosas tomadas de ese entonces; Pero por sobre todo, ellos desean que usted no piense que hacen esto por miedo, ya que han tenido muchas guerras contra los Sasquehanocks, quienes de sorpresa, han matado últimamente a muchos de sus hombres, pero ellos no desean hacer las paces, queriendo vengarse por las injurias, como ellos encontraran oportuno, sin embargo su deseo era tener paz con los ingleses. (2)

1 Su forma puede ser vista desde el interior en una esquina  del mapa de Virginia del Capitán John Smith.

I Ahora Puerto tabaco, del Condado de Charles.

III Probablemente sea el nombre indio para la Isla de Kent, donde Claiborne tenía una residencia.

Cita:

(1) Narratives of Early Maryland, 1633-1684, Editado por Clayton Colman Hall, LL.B, A.M. of the Maryland Historical Society, New York, Barnes & Noble, inc., 1946. Relatión of Maryland, 1635, Chapter V “Of the naturall disposition of the indians wich inaabite the parts of Maryland where the English are seated: And their manner of living”

 (2) Chapter V “Of the naturall disposition of the indians wich inaabite the parts of Maryland where the English are seated: And their manner of living”, ob.cit., pp.71:79.

Traducción:

Ignacio Villalobo, Estudiante, Colegio Nacional Arturo U.Illia, UNMdP.

Edición: Maximiliano Van Hauvart, estudiante, UNMdP.

 

 

Carlos Van Hauvart

Carlos Alberto Van Hauvart Es Profesor por la Facultad de Humanidades de la UNMdP, docente regular en la Carrera de Historia de la FH, en las materias de Americana Contemporánea y Didáctica y Practica de la Enseñanza. Miembro del GEL, CeHis, FH, UNMdP. También es Profesor Regular en la materia Historia del Ciclo Básico del Colegio Nacional Dr. Arturo Umberto Illia, Departamento de Ciencias Sociales, UNMdP.

También te podría gustar...