Fuentes para la historia de la colonización británica en América. Doc Nº5: Carta del Reverendo Wigglesworth

Advertencia preliminar.

   Dos circunstancias han dictado la selección de las fuentes reunida en estos impresos: el hecho de encontrarse en colecciones de limitada difusión y la conveniencia de apoyar documentalmente algunos temas del programa con vistas a un enfoque de tipo regional y comparativo, allí donde este resultara viable. Su manejo, empero, no exime en modo alguno la consulta directa de las colecciones aludidas, así como otras fuentes documentales.

por Dr. Carlos A. Mayo

Carta del Reverendo Miguel Wigglesworth a la Señora Avery (1691)

Señora Avery y mi muy querida amiga:

De Corazón saludo a usted en el Señor, agradeciéndoles su amabilidad cuando estuve con Usted en Marzo dos.

Me he atrevido una vez más, a visitarla por medio de las líneas en el papel adjunto, no para prevenirla de qua posible visita mía sino para poder llegar a hacer lugar a ella, la cual, podría se al principio de la próxima semana, si el tiempo y la salud no deciden lo contrario, esperando que Usted no esté fuera de su hogar en ese momento; y si asi sucede, esperaré hasta que decida cuál es la mejor ocasión para el encuentro.

No es mi intención molestarla sino simplemente presentar lo que incluyo mis propios pensamiento; yo encomiendo ambos, ellos (los pensamientos) y a Usted al Señor y espero un contestación del Cielo, en la época apropiada.

Mientras tanto, soy y quedo.

Vuestro verdadero amigo y que su bien desea .

Miguel Wigglesworth.

 

Maldon, Marzo 23, 1691.

Me he atrevido a presentar a Usted estas consideraciones que probablemente le ayudarán a clarificar el camino a seguir antes de contestar el paso que he dado con Usted. Yo espero que Usted la recibirá bien y la sopesara seriamente.

Tengo confianza que ese impulso proviene de Dios por varias razones: -Primero- como que yo podré tener una corta amistad con Usted por medio de una breve y transitoria visita; habiendo sido al principio un extraño para Usted y que tan pequeña amistad debería dejar tan buena impresión entre nosotros que ni el tiempo ni la distancia ni ningún otro objeto pudiera devanear ya que todos mis pensamientos y mi corazón se han volcado a Usted desde entonces.

-Segundo- después de una frecuente, sería y honesta búsqueda de Dios en pos de guía y dirección, una cuestión de tanto peso mis pensamientos siguen determinados y fijos en Usted como la persona más indicada para mí.

-Tercero_ en ello no he sido guiado por la imaginación (como ocurre a otros en casos semejantes) sino con una razón justa y juzgada, principalmente amando y deseando en Usted las virtudes que Dios le ha brindado y que producen gloria a Dios, la adoración y propagación del Evangelio; lo espiritual así como lo exterior de mi persona y mi familia, junta con el bien de Usted y sus niños.

Tenga la amabilidad de considerar que es el fin que me anima. Que aunque tal vez, Usted haya tenido otros ofrecimiento por parte de personas más elegibles, es difícil que alguien pueda amarla a Usted más que yo, o que sea capaz de tener un amor con cimientos más seguros que el mío para hacer por Usted; más en algunos aspectos, más que yo. Pero hablemos de esto con toda humildad, sin ostentación, nunca puedo tener una idea suficientemente de mí mismo.

-Cuarto- Si no hay suficiente adecuación para alguien como Usted que ha sido esposa de un médico y ha concordado con él tan bien; de esa manera Usted puede en algunos casos en algún momento servir de ayuda más que otra persona y de igual manera recibir también ayuda si es necesario.

-Quinto- ¿Si Dios no la invita a Usted a hacer algún servicio más de lo que su capacidad le permite? . ¿Y de todos esos vacíos y grandes aflicciones que se han producido sirvieran para enviar a Usted un designio de futuros servicios y sacarla a Usted de lugar y ruta en la que Usted hubiera caído? .

-Sexto_ ¿Y si el placer de Cristo en todas sus implicancias (que al presente no están donde Usted se halla) no es un elemento de peso que pueda devolver esta idea algo más considerable?.

-Séptimo- ¿Considere, si Usted debería continuar donde está, si el cuidado y manejo de sus negocios y asuntos no sean tan pesado para Usted y arriesguen su salud nuevamente?.

-Octavo- Si Dios la pusiera a prueba en su salud nuevamente y si no sería mejor y comprensible tener un amigo querido para cuidar de Usted especialmente ahora que su querida madre se ha ido al Cielo.

-Noveno- Este próximo verano se presenta lleno de problemas (a no ser que Dios los prevenga más allá de las expectaciones de los hombres) a causa de nuestros enemigos indios y Franceses; ahora bien, no sería más confortable y a salvo estar más cerca del corazón de su país que continuar donde Usted se encuentra y vivir como Usted vive.

-Décimo- La consideración de las muchas aflicciones, perdidas, y penurias que le han acontecido, como han afectado mi corazón con profunda simpatía, así como no ha habido ninguna influencia para hacer este pedido, esperando que, si Dios la iluminara para la aceptación, Yo podría ser su amigo y una ayuda para Usted, en vez de sus muchas amistades perdidas; y espero después de su experiencia que Usted lo encontrará así.

-Décimo primero- Ya que mi última esposa fue un medio de Dios para que yo recobrara mi estado de salud; así que quien sabe si el Señor no desea hacer de Usted un instrumento para preservar y prolongar mi salud y vida para servirle a El.

OBj..Con respecto a su objeción a mi edad, no puedo decir nada de ello puesto que están mis años en mis manos de Dios, quien así como El ha restablecido mi salud en todas las expectaciones, puede El, si lo desea, prolongarla mientras tenga yo algún servicio que ofrecerle para hacer por su nombre.

Y mientras tanto y el Señor lo desea y Usted desea ponerse a prueba, Yo espero que hará a Usted tanto bien en poco tiempo como me sea posible; y haré algunos esfuerzos para su futuro, tanto como en el presente, bienestar, como la generosidad me permite el Señor; ya que el verdadero amor no puede ser en vano.

Obj. Y con respecto a la otra objeción por el número de mis niños y dificultades para guiar tal familia.

1.-El número puede ser disminuido si hay necesidad ello.

2.-Yo mejorare felizmente mi autoridad para fortalecer la Vuestra (si Dios persuade su corazón) y hacer lo más que pueda para soportar las cosas lo mejor posible. Estoy persuadido que habrá una gran concordancia en nuestros temperamentos, espíritus, principios y como consecuencia un dulce y armonioso acuerdo en todos los asuntos (y otros que se presenten) ente nosotros.

Y realmente, esta situación es una cosa principal que me ha inducido a hacer esta propuesta Usted y no a otra.

Finalmente espero no ser demasiado tedioso, tengo una gran esperanza que si Dios logra persuadirla para terminar con este pedido la consecuencia será para la difusión del Evangelio para la buena ventura de nosotros dos, y nuestras dos familias, y que el Señor nos hará ayudarnos y bendecirnos mutuamente y bendición que ambos disfrutaremos a Dios en nuestra relación, sin lo cual ninguna relación puede ser verdaderamente dulce.

Brazilier, George, Remarkable Providences, 1600-1760, New York, 1972, pp.: 142:145

Mayo, Carlos A., Fuentes para la historia de la colonización británica en América, UNMdP, Historia Americana Colonial, Cuadernos de Cátedra, 1985. pp (21-25).

Edición y corrección: Van Hauvart Duart, Maximiliano L. Estudiante de Letras. FH, UNMdP

Carlos Van Hauvart

Carlos Alberto Van Hauvart
Es Profesor por la Facultad de Humanidades de la UNMdP, docente regular en la Carrera de Historia de la FH, en las materias de Americana Contemporánea y Didáctica y Practica de la Enseñanza. Miembro del GEL, CeHis, FH, UNMdP. También es Profesor Regular en la materia Historia del Ciclo Básico del Colegio Nacional Dr. Arturo Umberto Illia, Departamento de Ciencias Sociales, UNMdP.

También te podría gustar...