Nueva Holanda en el aula (fuentes para su estudio).Información relativa para tomar tierra en Nueva Holanda, en la forma de colonias o boweries (granjas) por Cornelius Van Tienhoven (1650) (Secretario de la provincia).

Reservados todos los derechos. Los textos no pueden ser reproducidos ni todo ni en parte, ni transmitido ni recuperado por ningún sistema de información en ninguna forma ni por ningún medio. Sin el permiso previo del autor o la cita académica correspondiente.

RL-2017-11728123-APN-DNDA·MJ

versión impresa:

ISBN: 978-987-544-747-9

Información relativa para tomar tierra en Nueva Holanda, en la forma de colonias o boweries (granjas) por Cornelius Van Tienhoven (1650) (Secretario de la provincia).

Introducción Diana Duart y Carlos Van Hauvart. (1)

 

Cornelius Van Tienhoven (en adelante CVT), nació en 1601 en Breukelen, en la provincia de Utrech, Países Bajos. Hijo de Luyt Cornelisz Van Tienhoven y Jannetje Adriaensd de Haes. En 1646 contrajo matrimonio con Rachel Vinge, de dieciséis años, con la cual tuvo cuatro hijos.

CVT arriba a la colonia de Nueva Amsterdam en 1633 como contador de la Compañía, trabajando para el director Wouter Van Twiller quien es removido en 1638. Con la llegada de un nuevo director, Willem Kieft, Cornelius es promovido al cargo de Secretario, actuando, en algunas situaciones como la mano derecha del Director. Kieft es relevado en 1647 y CVT continuó como secretario con el nuevo director de la Compañía, Peter Stuyvesant. En 1651 CVT fue promovido como “receptor general” de ingresos y tierras de la Compañía de Nueva Holanda (que en ese momento incluía el área desde Albany a Delaware). Al año siguiente Stuyvesant lo designa sheriff y fiscal general de Nueva Amsterdam.

El hermano de Cornelius, Adrien estaba afincado en la zona de Delaware junto a los colonos suecos. Más tarde en Nueva Amsterdam, la hermana Aeftje contrajo matrimonio con Pieter Stoutenburgh. Cornelius y su familia vivieron en una plantación en Smits Vly (Smith`s Flat), sobre la costa norte del East River. Sus tierras estaban en el borde noreste de las tierras de sus suegros. Se extendía desde Broadway hacia East River, y desde Maiden Lane norte hasta la calle Fulton. Su casa estaba en Pearl Street 227-229, cerca de la intersección de Maiden Lane. La calle neoyorquina llamada Pine Street, en el distrito financiero de Wall Street, era conocida como Tienhoven Street, aún en los tardíos años del siglo XVII.

A pesar de que se lo consideraba inteligente, sutil y perspicaz, la población de Nueva Ámsterdam lo conocía mejor como un hombre “fornido con una cara roja e hinchada” que era “dado a la mentira, haciendo promesas a todo el mundo”. Uno de ellos escribió, “todo país clama contra él con amargura como un bandido, asesino y traidor”.

Cornelius era conocido además como un mujeriego.  En 1649, mucho después de que se casó y comenzó una familia, se tomó un largo viaje de regreso a los Países Bajos para ofrecer su explicación de por qué la colonia no progresaba. Una vez allí, se unió con una joven. La chica desprevenida lo acompañó en sus viajes por los Países Bajos y en el viaje de vuelta a América, esperaba casarse con él cuando terminara el periplo. Cuando su nave llegó a Nueva Ámsterdam, se convirtió nuevamente en un hombre de familia olvidándose de esta persona. Tal  era su influencia entre los funcionarios corruptos de la colonia que nadie escucharía el relato de la pobre muchacha sobre la situación padecida.

Las decisiones controvertidas de un funcionario:

En la primavera de 1640, algunos grupos de  nativos Raritans atacaron un barco comercial de la empresa cerca de Staten Island y robaron una canoa; fueron además acusados de sustraer algunos cerdos, pero estos habían sido  tomados  por unos marineros que culparon a los nativos por el robo. A mediados de julio, el Director Kieft envió a Van Tienhoven en una expedición (con 50 soldados y 20 marineros) para conferenciar con los Raritans. Sus órdenes eran forzar una paz, o en su defecto, hacerlos prisioneros y destruir sus cultivos de maíz. A su llegada al pueblo de los Raritans, éstos se negaron a la demanda de Van Tienhoven de restituir las presuntas pérdidas.

Van Tienhoven se dirigió a sus tropas, y les señaló que no se sintieran responsables si desobedecían sus órdenes, y comenzó a alejarse; no había avanzado mucho cuando los soldados actuaron atacando a los Raritans por sorpresa, matando a varios y siendo otros capturados.

Al cabo de seis semanas los Raritans respondieron a esta ola de violencia contra ellos, con un ataque a los colonos de Staten Island, matando a cuatro colonos y quemando casas y plantaciones de tabaco. Kieft se alió  con otras tribus, haciéndoles saber que les pagaría una gran recompensa en wampum por cada cabeza de un Raritan que le trajeran. Finalmente los Raritans y los holandeses hicieron la paz antes de que terminara el año de 1640.

En febrero de 1643 dos bandas de nativos Algonquinos huyeron de los ataques de sus enemigos  los Mohawks, hambrientos y con sus aldeas destruidas, buscando refugio cerca de Nueva Ámsterdam. El Director Kieft decidió ante su condición indefensa, enfrentarlos. Van Tienhoven se reunió con su suegro Ene Jansen Damen y su cuñado Abraham Verplanck y  miembros del Consejo de Ciudad. Durante una cena abundante los emborrachó y los convenció de firmar una petición para atacar a los algonquinos. Luego Van Tienhoven trasladó  a 80 soldados por el Hudson hacia Hobocken durante la noche, donde masacraron a un campamento de nativos. La matanza continuó hasta el día siguiente, a pesar que los sobrevivientes  rogaban por comida y abrigo. Un testigo que se oponía al ataque escribió: “los niños fueron arrancados de los pechos de sus madres, y se cortaron en piezas a la vista de los padres, propio de gente desalmada”. Algunos fueron arrojados en el río, y cuando los padres y las madres trataron de rescatarlos, los soldados no lo permitieron.

A las pocas semanas, once tribus de los alrededores se unieron en represalia contra los colonos. Las granjas en Brooklyn fueron quemadas, otras en Manhattan también ardieron y fueron saqueadas. Los colonos,  alrededor de 500 miembros, se refugiaron en Fort Amsterdam en la punta de Manhattan hasta que los nativos se fueron. Una tregua se firmó en abril, pero  duró sólo cinco meses. Más tribus pidieron reparaciones a los administradores de la colonia Nueva Amsterdam en abalorios por los indios masacrados. El espiral de violencia empezada por Kieft y Van Tienhoven contra los pueblos originarios generaba la autodefensa y el ataque de éstos contra las propiedades de los colonos.

En septiembre, 1.500 guerreros de siete tribus atacaron y tomaron la mayor parte de Manhattan y Long Island. Los colonos se vieron obligados a permanecer en el Fuerte de Nueva Amsterdam durante largo tiempo. Los holandeses pusieron fin a la amenaza inmediata a Manhattan, meses más tarde, con la ayuda de mercenarios ingleses, que actuaron de la misma manera sanguinaria en la que había comenzado la guerra. Ellos atacaron un pueblo cerca de Stamford, matando a 20 raritans, luego se trasladaron al pueblo de Canarsie donde asesinaron a 120 de sus pobladores. Cerca de Greenwich atacaron y quemaron una aldea en la noche, matando a más de 500 nativos, la mayoría de ellos por acción del fuego. Más de dos años transcurrieron antes de que se restableciera la paz. La guerra fue un terrible revés para las colonias de Nueva Ámsterdam y Long Island. La población de Manhattan se redujo en 250 miembros de lo que era en 1630. El Director W. Kieft fue requerido en Holanda, pero su barco chocó contra un arrecife cerca de la costa inglesa y nunca llegó a las Provincias Unidas.

Van Tienhoven no podía abandonar el papel de instigador y autor responsable de los hechos de violencia. En septiembre de 1655, el director Peter Stuyvesant fue en una visita a la colonia de la Compañía en Delaware, por lo que Van Tienhoven aprovechó la ocasión para comenzar otra guerra desastrosa con los pueblos originarios. Estos, al parecer, también sabían que Stuyvesant estaba fuera de la ciudad. Los miembros de las tribus mohicanas en 64 canoas se detuvieron en Manhattan  para obtener comida y otros productos que necesitaban. Algunos de ellos empezaron a invadir los huertos de los colonos de Nueva Amsterdam. La guerra comenzó cuando Hendrick Van Dyck le disparó a una nativa que estaba tomando algunos melocotones de su jardín. Así, se hizo conocida como “La guerra de melocotón”.

Al día siguiente, cientos de nativos pululaban por toda la ciudad, hostigando a los ciudadanos e ingresando en sus casas. Algunos resultaron heridos. Por la noche, una banda de mohawk se reunió en la orilla. Van Tienhoven llevó un contingente de colonos armados a su ubicación Se oyeron disparos y éstos huyeron en sus canoas, pero no antes de devolver el fuego y matando a varios de los atacantes. Los mohawk no se distanciaron mucho cruzando al otro lado del río en Staten Island  y pasaron la noche prendiendo fuego a las casas y granjas. Durante los próximos tres días los mohawk invadieron las colonias a lo largo del East River y el Hudson, obligando a los holandeses a abandonar sus hogares y granjas.

A finales de septiembre, Stuyvesant volvió a Nueva Ámsterdam en donde se encontró a casi toda la población de Nueva Holanda  alrededor del Fuerte Amsterdam. Cuarenta colonos habían muerto y un centenar más fueron hechos cautivos por los nativos.

Cientos de casas y granjas fueron reducidos a cenizas y ruinas. A finales de octubre, los mohawk liberaron a 70 de sus prisioneros a cambio de pólvora y plomo. Esto continuó durante dos años al presionar Stuyvesant para el retorno de los 30 prisioneros restantes.

En Amsterdam, los directores de la compañía recibieron pruebas de que Van Tienhoven había cometido una serie de acciones no del todo claras en su antiguo papel como Secretario. “La guerra del melocotón” fue la última gota. Peter Stuyvesant trató de defenderse, diciendo que la guerra no fue culpa de Van Tienhoven. La compañía respondió ordenando a Stuyvesant que desplazara a Van Tienhoven y no defenderlo. En junio de 1656 había sido despedido de su cargo,

El 18 de noviembre de 1656 se encontraron el sombrero y el bastón de Van Tienhoven flotando en el río. Se presumió que se había ahogado, pero no había razón para sospechar que se trataba de una desaparición planificada. Su muerte se produjo mientras estaba pendiente una comparecencia ante un tribunal de investigación; sin embargo su hermano también acusado llegó a Barbados.

Seis años antes de su desaparición Van Tienhoven hizo este informe en donde hace una descripción detallada de los lugares donde se podrían establecerse las Boweries. Al leerlo causa la impresión de que no existen conflictos entre las Autoridades de la Compañía de Indias Occidentales, los colonos y los pueblos originarios. Sin embargo, al examinar el documento uno percibe que está tratando de ubicar colonos en donde hubo contacto y conflicto con los nativos masacrados  o devastados por las epidemias. Hace muy pocas referencias a ellos, son tratados como débiles o simplemente que están dispuestos a comerciar. Cuando habla de los lotes abandonados, no aclara por qué ya no están ocupados por los pueblos  originarios. El problema de fondo era la posesión de las tierras aptas para el cultivo. El funcionario evita expresarse sobre los desacuerdos que sostenía con los propios colonos por aquellos terrenos de laboreo.

La supuesta armonía que describe Van Tienhoven se ve contrastada con las observaciones realizadas por el jesuita francés Isaac Jogues. El religioso que estaba  de paso en Nueva Amsterdam en su segundo viaje al Canadá Francés nos confirma la existencia de conflictos de variada intensidad. Afirmaba que los holandeses se aliaban con otras “tribus” para derrotar a los enemigos “indígenas” de sus colonias:

“…Hay muchas naciones que habitan entre las dos colonias holandesas que son alrededor de treinta, cincuenta o sesenta. Los lobos, a los que llaman los Iroquois Agotsaganens, son las más cercanas a la factoría RenseIaerswick y el Fuerte Orange. Hace algunos años estalló una guerra entre los iroqueses y los lobos. Los holandeses se unieron a estos últimos contra los primeros; cuatro hombres fueron quemados, lográndose una paz precaria. Desde entonces, algunas naciones después de haber matado a algunos holandeses del asentamiento más distante, los holandeses mataron a ciento cincuenta indios, tanto hombres, mujeres y niños. En diversas ocasiones, murieron cuarenta holandeses, quemaron muchas casas. Los estragos cometidos se estimaron en el momento que yo estaba allí en 200.000 libras.

Las tropas llevadas desde Nueva Inglaterra, en el comienzo del invierno, los persiguieron con seiscientos hombres, teniendo doscientos siempre en movimiento y el resto en descanso; por lo que los indios fueron siendo encerrados en una gran isla, no pudiendo huir. A causa de esto, sus mujeres y niños, fueron cortados en pedazos a la cantidad de mil seiscientos. Esto obligó al resto de los indios para hacer la paz, que aún continúa. Esto ocurrió en 1643 y 1644….” (2)

Esta no era una zona “pacificada”, había sufrido los estragos de este enfrentamiento y ante la pérdida de muchos colonos, hechos cautivos o asesinados, era necesario repoblar los Nuevos Países Bajos. Este  fue el escenario sobre el cual Van Tienhoven realizó su propuesta.

Esto no es novedoso y será frecuente, lo mismo harán franceses e ingleses. El mismo Jogues será asesinado por iroqueses al cual culpan de brujería.

Cruzar estas dos fuentes no solamente nos brinda perspectivas diferentes. Cada uno de estos relatos muestra intereses diferentes, pero nos permiten tener una información más precisa de los problemas al que se enfrentaban los colonos de los Nuevos Países Bajos.

 Información relativa para tomar tierra en nueva Holanda, en la forma de colonias o granjas  (1650) Cornelius Van Tienhoven, Secretario de la provincia.


Si alguno está dispuesto a comenzar, ya sea por sí mismo u otras personas, colonias, boweries o plantaciones en Nueva Holanda, en la latitud de los cuarenta y un grados y medio, primero se debe informar completamente de la situación de las tierras, también deben estar enterados de los ríos, los paraísos y bahías, en orden a seleccionar los terrenos más adecuados y sobre todo los más convenientes.
Debe tenerse en cuenta que las tierras en los Nuevos Países Bajos no son planicies al mismo nivel y adaptadas para la cría del grano, ya que, con la excepción de algunos pocos suelos, generalmente son cubiertos con madera [y] en diversos lugares también con grandes y pequeñas piedras.
En ese orden, entonces, primero voy describir aquellas tierras que son realmente las más convenientes y mejor adaptadas para la ocupación temprana — dónde y cómo [están] situadas — voy enumerar los siguientes lugares y elogiar el resto a la consideración de los propietarios de este país.
Para comenzar, entonces, la esquina más oriental de Long Island (1), punto situado en la entrada al mar [y] que encierra dentro, hacia el oeste (2), un gran mar interior adornado con diversos paraísos y bahías que encajan justo y es apto para todo tipo de arte.

Este punto está cubierto totalmente de árboles, el piso está completamente tapado por ellos y es algo ondulado y pedregoso; [es] muy conveniente para la pesca del bacalao, este punto también está bien adaptado para garantizar el comercio de los indios en wampum (la riqueza de los Nuevos Países Bajos), desde y sobre el mar antes mencionado y las islas situadas en el mismo sitio están tendidos por los berberechos del cual está hecho el wampum – un gran beneficio podría ser realizado por aquellos que fundaran una colonia o aldea en el mencionado lugar con forma de gancho para el cultivo de la tierra, para levantar todo tipo de ganado, para la pesca y el comercio de wampum. (3)  
Sería necesario, en tal caso, para instalarse en los terrenos mencionados algunas personas completamente familiarizadas con la agricultura y otros con la pesca.

Oyster Bay (3) [es] llamado así por la gran abundancia de ostras finas y delicadas que allí se encuentran.

Esta bahía recorre una milla corta a través (o de ancho, en la boca), profunda y navegable, sin rocas ni arenas. Corre hacia el oeste en proporción y se divide en dos ríos, que son amplios y claros; sobre el cual se encuentra maíz cultivado por los indios.

Esta tierra (los colonos la podrían tener por una bagatela), está situada en una hermosa bahía y ríos que podrían con poco costo convertirse en granjas para trabajar con el arado; hay aquí, también, algunos valles.

La Bahía de Martin Gerritsen, o Martinnehouck,(4) es mucho más profunda y más ancha que la bahía de la ostra y corre hacia el oeste [él] se divide en tres ríos, dos de los cuales son navegables.

La más pequeña sube corriente arriba y pasa delante del pueblo de indios llamado Martinnehouck, donde tienen sus plantaciones. Esta tribu no es fuerte y consiste en unas 30 familias.

En los alrededores de esta bahía había antiguamente gran cantidad de plantaciones indias, que ahora yacen residuos y están libres. Esta tierra está a nivel y es de buena calidad, bien adaptada para el grano y [la] cría de ganado de todo tipo. En los ríos son numerosos, los valles de prados, de agua dulce y salados; todo tipo de peces de rio son capturados allí.

Bahía de Schout, en el East River, (5) [es] también muy abierto y navegable, con un río que corre en él; en dicho río hay tierras para el maíz fino, no son pedregosas, con hermosos valles de la derecha.
Más allá de dicho río hay una entrada o bahía de tierra, muy conveniente, algo grande, rodeada por un gran valle y río, donde todas las clases de ganado pueden ser criadas y alimentadas, es un lugar acomodado para los colonos, que de lo contrario deben buscar con frecuencia durante varios días su ganado en el Monte.

El país en el East River entre Greenwich y la isla Manhattan está la mayor parte cubiertas con árboles, pero [es] tierra plana y adecuada, con numerosos arroyos y valles, buena tierra para el grano, junto con heno fresco y tierras de pradera.

Wiequaeskeck,(6) en el río del norte cinco millas por encima de Nueva Ámsterdam, es tierra muy buena y conveniente para la agricultura; [es] tierra para el maíz muy extensa, en la que los indios han cultivado. Procedentes de la costa y el interior el terreno es plano sobre todo a nivel y, bien regadas por pequeños arroyos y manantiales. Esta tierra se encuentra entre los ríos Sintinck y Armonck, situados entre los ríos este y norte.

En la bahía del río del norte, cerca de dos millas de Sandy Hook, se encuentra una entrada o pequeña bahía; en la costa sur de dicha Bahía, llamado Neyswesinck, tienen buenas tierras para el maíz que no han sido cultivadas por los nativos durante mucho tiempo.

Este distrito está bien adaptado para la cría y alimentación de todo tipo de ganado y es apreciada por muchos no mal adaptados para la pesca.

Un buen comercio de pieles también podría ser llevada a cabo en ella; es igualmente accesible a todos los grandes buques procedentes de mar, que a menudo se ven obligados a echar ancla detrás de Sandy Hook, por los vientos contrarios o por falta de un piloto.

El distrito es habitado por una nación llamada Raritangs (4) está situado en una tierra baja o llanura con un río donde fluye agua dulce. Este territorio vacante encuentra entre dos montañas, distantes el uno del otro. Este es el país más a mano y placentero que el hombre puede contemplar, [y] equipó a los indios con abundancia de maíz, frijoles, calabazas y otras frutas.

Este distrito fue abandonado por los nativos por dos razones. La primera y principal  es que fueron incapaces de resistir a los indios meridionales, entonces ellos emigraron hacia el interior. La segunda razón [es] porque este país se inunda cada primavera como la Colonia de Rensalaer (8) — [las inundaciones] con frecuencia estropean y destruyen sus reservas de maíz que se almacenan en agujeros bajo tierra.

A través de este valle pasan grandes números de todas las clases de tribus, en su camino al norte o este; esta tierra es por lo tanto adaptada a cosechar el grano y criar todas las descripciones del ganado, sino que también [es] muy conveniente para el comercio con los indios.

A ambos lados de la bahía sur y el río del sur también se encuentran a mano algunas tierras, muy convenientes para la agricultura y el comercio.

Ya he dicho dónde los primeros colonos deberían, en mi opinión, asentarse, y mirar la conveniencia de aquellas tierras en posesión de otras naciones las cuales se anticiparon poseer y no serían capaces de extender sus límites establecidos, para establecerse con paz y la seguridad [lo] que deben otorgarse a los habitantes. Yo debo aquí promover el tiempo que los emigrantes al llegar a los Nuevos Países Bajos  podrán acceder a la tierra y cómo cada uno luego podrá ganarse la vida y resolver de la manera más económica según la moda del país.

Los colonos y otros que están obligados a trabajar primero en las colonias deberán navegar desde este país en la última parte del invierno, para llegar con la ayuda de Dios a los Nuevos Países Bajos a principios de la primavera, en los meses como en marzo o en la última parte de abril, para poder plantar hortalizas en verano, maíz y frijoles, y por otra parte para emplear todo el verano en la limpieza de la tierra y construcción de cabañas.

Todos, entonces, cuando arriban a los Nuevos Países Bajos deben inmediatamente preparar el suelo, para poder, si es posible, plantar algún grano de invierno y para pasar el próximo invierno cortando y limpiando la madera.

Los árboles son talados generalmente desde la base y quemados en el campo, excepto los que son aptos para la construcción para empalizadas, postes y rieles (corrales), que deben prepararse durante el invierno con el fin de que el ganado no pueda dañar los cultivos, cuando en primavera se prepara la tierra para cultivar, en la mayoría de las tierras se encuentra una raíz, llamado wortel rojo, que debe, antes de arar, ser extirpada con una azada hecha expresamente para ese propósito.

Esto se hace en el invierno, se tiene que arar alrededor de las bases de los árboles talados si éstos no fueron retirados; otros plantan tabaco, maíz y frijoles al principio. El suelo aun así llega a ser muy suave, y ellos (nativos) siembran el grano del invierno el próximo otoño. El trabajo del sembrado del tabaco puede hacerse pero puede  agotarla (tierra) rápidamente. El maíz y los frijoles contribuyen a alimentar tanto a los hombres y ganado. El agricultor, después de haber comenzado, debe esforzarse cada año para limpiar tierra nueva ya que posiblemente puede sembrar lo que él considera más adecuado, no es necesario que el marido deba producir mucho al principio, debe preparar la tierra y hacer otros trabajos no le permitirá ahorrar heno y construir graneros o lugares para establos.

Un par de caballos de tiro o una yunta de bueyes es necesario para conducir los tablones para edificios, o empalizadas, o rieles para llevarlos al lugar donde se va a establecer.

El agricultor puede obtener todo tipo de ganado en el transcurso de la segunda parte del verano cuando él tendrá más tiempo de ocio para cortar y traer a casa el heno [y] también a construir graneros y casas para los hombres y ganado.

 El inicio. La construcción de las casas.

Antes de comenzar a construir, sobre todas las cosas, será necesario seleccionar un lugar bien situado, en algún río o bahía, adecuado para el asentamiento de un pueblo o aldea.

Esto, previamente, debe ser debidamente estudiado y dividirlo en lotes, con un buen trazado de calles acorde al emplazamiento del lugar.

Esta aldea puede ser cercada alrededor con altas empalizadas o tablas largas y cerradas con puertas, que es una ventaja en caso de ataques por parte de los nativos que hasta ahora seguían exhibiendo su insolencia en las nuevas plantaciones.

Fuera del pueblo o aldea otras tierras deben ser reservadas, las cuales pueden ser cercadas y preparadas al costo más insignificante.

Los de Nueva Holanda y especialmente en Nueva Inglaterra, que al principio no tienen medios para construir casas de campo según sus deseos, cavan un pozo cuadrado en el suelo, de seis o siete pies de profundidad [y] tan largo y amplio como que consideren más apropiado.

Dentro de la tierra colocan maderas alrededor de todo el muro, y en la línea de piso ponen maderas con la corteza de los árboles o cualquier otra cosa, para evitar el hundimiento de la tierra.

Hacen el piso de este sótano con el tablón y arrimaderos en la parte de arriba para armar un techo, levantan un tejado de arboladura, [y]  lo cubren con corteza o céspedes verdes — de modo que puedan vivir secos y calientes en estas casas con sus familias enteras para dos, tres, y cuatro años, entendiéndose que las particiones que se ejecutan en la bodega se adaptan al tamaño de la familia.

Los hombres ricos e importantes en Nueva Inglaterra, en el inicio de las colonias, comenzaron sus primeras casas de vivienda de esta manera por dos razones: en primer lugar, en orden de no hacer perder tiempo en el edificio y evitar la escasez de alimentos para la temporada siguiente; y en segundo lugar, a fin de no desalentar a la gente más pobre y numerosa que trabaja y que trajeron de la patria.

En el curso de tres o cuatro años, cuando el país fue adaptado a la agricultura, se construyeron casas generosas, en la que se gastan varios miles.

Después de que las casas están construidas de la manera descrita arriba, de acuerdo a los medios y lujo de cada persona, los jardines están hechos y plantados según la temporada con todo tipo de hierbas, principalmente, chirivías, zanahorias y repollo, que son producidas en gran abundancia en las viviendas de los labradores.

El maíz puede servir como pan para los hombres y alimentos para el ganado. Los cerdos, después de haber recogido su alimento durante algunos meses en el bosque, son atiborrados de maíz en el otoño.

Cuando se los mata, se saca la grasa y queda una buena y limpia carne de cerdo, es un buen artículo para el labrador, que, poco a poco y con el tiempo empieza a comprar caballos y vacas con el producto de su grano y el aumento de la producción de cerdos, y, dejando de vivir en bodegas, construye buenas casas y graneros en su granja.

 Del ganado necesario.

El ganado necesario en una colonia o bowery privado en los Nuevos Países Bajos es: yeguas buenas y sementales sanos; bueyes con yugo para el arado (las tierras nuevas que se preparan para labrar están llenas de raíces y los caballos y bueyes no pueden avanzar o rompen las piezas del arado); vacas domesticadas y toros mansos; ovejas, cerdos, etc. Aves de corral se adaptan bien en las propiedades privadas boweries.
Estos animales son abundantes en los Nuevos Países Bajos, especialmente en Nueva Inglaterra y [están] a un precio razonable, excepto las ovejas, que los ingleses no venden y que son poco comunes en Nueva Holanda.

Precios del ganado
En los Nuevos Países Bajos

Una yegua joven con su segundo o tercer potrillo cuesta en florines 150 a 160= $60 (libras)
Un semental de cuatro o cinco años, aproximado 130 = $52
Una vaca lechera con su ternera o ternero fl. 100 = $40
Un puerco de un año fl. 20 a 24= $8 a 10
Una oveja fl. 20 a 24

 

En Nueva Inglaterra:
Una buena yegua se vende a  100 a 120 (libra)
Un semental a 100 lb.
Una vaca lechera de 60 a 70 lb.

Una vaca de un año de 12 a 14 lb.
Las ovejas no se venden.

 Se debe observar que en una colonia cada agricultor debe ser provisto por el propietario de dos vacas, por lo menos un yugo de bueyes (o con dos yeguas en su lugar), uno o dos puercos para [el] con el propósito de criarlos y reproducirlos para el uso de granja y el consumo de la familia del arrendatario
Si el ganado se multiplica en [el] transcurso del tiempo con la bendición de Dios, el boweries puede ser totalmente abastecido [del] ganado necesario y debe ser resaltado del resto de los arrendatarios — como es la práctica en la Colonia de Rensalaer (5) y otros sitios, ya que no necesita nuevas inversiones para aumentar el stock.

Todas las herramientas de cultivo necesarios para trabajar la tierra deben ser adquiridos, excepto el carro y el arado que se puede fabricar allí.

Por la experiencia obtenida en los Nuevos Países Bajos, los agricultores tienen dificultad para obtener del suelo el alimento necesario para proveerse y deben ser apoyados por las Plantaciones en el suministro de alimento para los ellos y sus familias por lo menos por dos o tres años. Si no totalmente, debe ser hecho al menos en parte.

Suministros necesarios para el agricultor.

Si no se puede tener trigo o centeno para pan, puede conseguir maíz de los indios a un precio razonable en la temporada.

El skepel cuesta normalmente de 10 a 15 palitos cuando compró a los indios. (Suponemos una medida de intercambio):

Carne
Vinagre
Puerco
Guisantes en lugar de frijoles y manteca o aceite.

El aceite para ensaladas y el vinagre no son fáciles a ser obtenidos en ese país, excepto a un exceso alto precio de los comerciantes holandeses.

Todo está arreglado, para que la gente que mejor se adapte a la agricultura en Nueva Holanda y [probablemente] trabajen al máximo en el servicio van a volver con más ganancias que al principio.
En primer lugar, una persona es necesaria para supervisar los hombres; este debería estar familiarizado con las técnicas agrícolas.

La gente del campo laboriosa [también es necesaria], familiarizado con el trabajo y el cultivo de la tierra y posean de un conocimiento sobre el ganado.

No sería rentable alquilar algunas tierras altas a los BOORS  (6) de Veluwe, Gulick, Cleef y Berg.

Los norteños son un pueblo adaptado a la tala de árboles y limpieza de terrenos, ya que son muy laboriosos y acostumbrados a trabajar en el bosque.

Los norteños pueden hacer casi cualquier cosa — algunos pueden fabricar mucho, otros poco, y [pueden] construir pequeñas embarcaciones que llaman las yolas.

También es necesario tener: carpinteros que pueden poner ladrillo; smiths familiarizados con trabajos pesados, [preparados para] curar el ganado y con medicamentos adecuados.

Uno o más médicos, de acuerdo con el número de la gente, bien provistos de todo tipo de droga; uno o más toneleros.

Un clérigo, para confortar a los enfermos o preceptor que también podría actuar como maestro; un carretero. Todo tipo de comerciantes van a ser requeridos con el tiempo; los mecánicos arriba mencionados van a ser necesarios desde el principio.

Con el fin de promover la inmigración de población, a través de esos y otros medios, las personas deben estar provistas de libertades y privilegios, con el fin de inducirlos a abandonar su patria y emigrar con sus familias más allá del mar a esta lejana Nueva Holanda.

Y como los pobres no tienen medios para sufragar los gastos de pasaje y otros gastos, es deseable que las personas adineradas gasten algún capital en traerlos a su costa o como el Inglés de Nueva Inglaterra, con fondos y una cantidad grande de trabajadores donde les proporcionan a aquellos sin medios de acceso a la tierra, vivienda, ganado, herramientas el apoyo necesario hasta que obtengan lo necesario de la tierra y el aumento del ganado, después de un tiempo serían capaces de pagar anualmente una cuota razonable a sus señores y amos por las cosas que estos les han dado.

 Por la población y el cultivo de las tierras arriba mencionadas aquellos que deben haber desembolsado fondos para traer a gente para trabajar, la compra de ganado y todos los demás gastos, en [el] proceso de algunos años, después de que Dios había bendecido la labranza y el aumento del ganado, derivaría en un considerable ingreso de grano, carne, cerdo, mantequilla y tabaco.

Al tiempo [sus fincas] pueden ser mejoradas por su trabajo, con la fabricación [de] potasio a través de un proceso conocido como “pot and pearl ashes” como fertilizante; tablillas, tablas para estructuras de barcos, todas las clases de tablones de roble y pino, mástiles para barcos grandes, tablones cuadrados y tablones del nogal americano (se podría establecer una industria).

Los ingleses de Nueva Inglaterra ponen esta práctica, como se ha visto, después de poner la tierra en condiciones para su cultivo.

Ellos colocan provisiones en el Caribe, tablas en Madeira y Canarias, mástiles y pescado en España y Portugal, y traen a cambio todas las clases de materias; Y lo que no consumen vuelven a ser distribuidos por ellos en todas partes de todas las islas conocidas y habitadas en la parte del norte de América.

Con esa ayuda que fueron recibiendo, se van estableciendo oficios rentables que les permiten establecerse en Nueva Inglaterra, cosa que para los Neetherlandeses  puede ser establecida para promover la ocupación del país.

 El siguiente es el modo de la West India Company en la primera plantación de granjas.

 La Compañía, a su propio coste y en sus propios barcos, transportó a varios boors (personas rústicas) con destino a los Nuevos Países con los siguientes términos:

El agricultor, que es transportado con su familia sobre [el] mar a los Nuevos Países Bajos, la empresa le concedió por el plazo de seis años una bowery (granja), que debe limpiar, y buena parte de los cuales era apto para el arado.

La empresa equipó al agricultor con una casa, granero, instrumentos agrícolas y herramientas, junto con cuatro caballos, cuatro vacas, ovejas y cerdos en proporción, (en usufructo y disfrute que el marido debe tener durante los seis años, en la expiración del contrato [debe] devolver el número de ganado que recibió). Lo que tiene de más se queda con el agricultor.

El campesino debía pagar anualmente cien florines ($40) y ochenta libras de mantequilla de alquiler por la tierra y la granja. La gente del país que obtiene las condiciones antes mencionadas prosperó  durante su residencia en las tierras de la empresa.

Posteriormente, el ganado perteneciente a la empresa de Nueva Holanda se distribuyó durante algunos años entre los que no tenían medios para adquirir el ganado.

El riesgo por la muerte del ganado se comparte entre la empresa y el farmer; después de la expiración del contrato la empresa recibe, el mismo número que le dio al marido la primera vez: y el aumento del ganado se divide mitad la Compañía y la otra el agricultor mitad, por lo cual muchas personas aumentan su stock de ganado. Por este motivo la Compañía tiene ganado considerable entre los colonos, y hacen uso de esas condiciones y de caballos para cultivar la granja. Las vacas sirven para el aumento del ganado y para el sustento de las familias de agricultores.

Lo anterior es lo que es necesario para ser informado actualmente, respecto al establecimiento o fundación de nuevas colonias y lo relativo a los suministros para comenzar.

En cuanto al gobierno y la preservación de tales colonias, y de las personas que deberían tener autoridad en ella, y quienes deberían ser, lo dejo a vuestra noble consideración.

Mientras tanto rezo al Creador del Cielo y Tierra para dotar a vuestra Nobleza del espíritu de gracia y sabiduría, de modo que las deliberaciones puedan tender en beneficio del país y sus habitantes. (7)

 

 

 Cita:

(1) Duart, Diana, “El Patroonship como modelo de colonización. El conflicto entre Van Rensselaer y la Compañìa de Indias Occidentales” en; Duart, Diana A. (Dir.), Holandeses, franceses e ingleses en América del Norte en el siglo XVII, Nueva Holanda en el Aula, Ediciones Aportes de la Historia, Mar del Plata, 2017, pp.27:35.

  (2) Ver en este libro fragmento de Novum Belgium o Nuevos Países Bajos. El relato de un Jesuita, Isaac Jogues (1644).

(3) Es una cinta o collar hecho por los pueblos originarios que tiene una función de moneda o es considerado un objeto religioso.

  (4) Estos nativos ocupaban el área del norte de lo que hoy es Nueva Yersey, parte de Long Island y la isla de Manhattan, entre otros sitios..

(5) Se refiere al patroonships Kiliaem van Rensselaer.

  (6) Podría ser entendido como gente rústica con sentido despectivo.

  (7) Demos John, Remarkables providences (1600-1700), Edición y una introducción por John Demos, George Braziller, inc., Nueva York, 1972, pp.45:52.

Edición: Maximiliano Van Hauvart, estudiante UNMdP.

 

Carlos Van Hauvart

Carlos Alberto Van Hauvart
Es Profesor por la Facultad de Humanidades de la UNMdP, docente regular en la Carrera de Historia de la FH, en las materias de Americana Contemporánea y Didáctica y Practica de la Enseñanza. Miembro del GEL, CeHis, FH, UNMdP. También es Profesor Regular en la materia Historia del Ciclo Básico del Colegio Nacional Dr. Arturo Umberto Illia, Departamento de Ciencias Sociales, UNMdP.

También te podría gustar...