Nueva Holanda en el aula (fuentes para su estudio). Fragmentos de Novum Belgium o Nuevos Países Bajos. El relato de un jesuita, Isaac Jogues (1646) por Daniel Virgili y Matías Wibaux.

Reservados todos los derechos. Los textos no pueden ser reproducidos ni todo ni en parte, ni transmitido ni recuperado por ningún sistema de información en ninguna forma ni por ningún medio. Sin el permiso previo del autor o la cita académica correspondiente.

RL-2017-11728123-APN-DNDA·MJ

versión impresa:

ISBN: 978-987-544-747-9

Fragmentos de Novum Belgium o Nuevos Países Bajos. El relato de un jesuita, Isaac Jogues (1646)

 Daniel Virgili y Matías Wibaux (1)

Introducción

Isaac Jogues, nació en 1607 en Orleans, Francia y falleció asesinado por los mohawk en 1646. Estudió en el Noviciado de Rouen y siguió su carrera en la Universidad  de la Fle, volviendo a Rouen para enseñar, ordenándose posteriormente Sacerdote en Clermont.  En 1536 decidió partir como misionero a Nueva Francia en el territorio de los Hurones, diez años antes Jean de Brebeuf había abierto una serie de misiones en ese territorio.

En una primera misiva a su madre desde Tres Ríos (Nueva Francia), le relató el viaje acompañado por los Hurones,  internándose en la tierra de estos, describiéndole los rápidos y saltos, señalando su lento pero progresivo dominio de la lengua hurón y los hábitos de sus acompañantes.

En 1642 fue tomado prisionero por  los mohawk, pudiendo escaparse después de casi un año como prisionero,  llegando finalmente a Nueva Ámsterdam, en donde brindó una descripción de este lugar.

Vivió de Europa en 1644 y fue enviado nuevamente al Canadá a realizar un tratado de paz con los iroqueses, los mismos que lo tuvieron prisionero y que lo habían mutilado.
Murió tiempo después en una aldea iroquesa, lo asesinaron ya que lo consideraban un hechicero y lo culpaban de la fiebre de gripe que azotó al lugar. A mediados del siglo XX fue canonizado.

Oliver Rink en su texto “Holland on the Hudson” (2) nos remite permanentemente a la obra del historiador J. Franklin Jameson (1859/1937), “ Narratives of New Netherland, 1609- 1664” (3) , que el lector encontrara digitalizada por la Universidad de Luisiana .

En ella se compila una serie de relatos sobre el proceso de ocupación que los comerciantes holandeses junto con la Compañía de Indias Occidentales denominaron Nuevos Países Bajos, especialmente la experiencia en los Fuertes de Nueva Ámsterdam y Nueva Orange.
Varias de estas fuentes fueron producidas por sacerdotes jesuitas en tránsito a Nueva Francia para participar  en las Misiones Jesuitas que éstos habían fundado en territorio de los Hurones.

El relato que hemos elegido es un fragmento de la larga producción que realizó el sacerdote jesuita Isaac Jogues denominado Novum Belgium.

Tal cual nos explica Franklin Jameson, el jesuita Joseph Casot decidió reordenar su archivo personal, en el cual se encontraban los textos de Jogues y decidió ponerlo a salvo de cualquier contingencia, esa custodia quedó a cargo de los Agustinos. Tiempo después el Superior de la Orden P. Martin resolvió hacer una traducción al inglés que fue publicada por la Universidad de Nueva York en 1851, y en 1852 fue impreso en su lengua original el francés. El autor toma este relato y lo organiza a través de las miradas que había sobre el territorio de los Nuevos Países Bajos.

El documento nos expone una descripción del espacio físico, en donde se establece las colonias y factorías. El suelo, los ríos, los accesos, sus recursos son destacados por nuestro cronista. Asimismo, desarrolla una descripción sobre el movimiento de los barcos transportando mercancías desde y hacia Europa.

Jogues observa, al mismo tiempo, las características de Nueva Ámsterdam, Nueva Orange y las diversas factorías fundadas por el sector mercantil. En otro orden, destaca la integración social de los grupos que habitaron estos enclaves. Reconocía la presencia de hombres que hablaban dieciocho idiomas diferentes, dispersos a lo largo del territorio, como también las diferentes comunidades religiosas.

El poder de la Compañía de Indias Occidentales, se fundaba en la capacidad de poder distribuir las tierras aptas para el cultivo y la ganadería entre los colonos. Estos repartos no estuvieron ausentes de conflictos entre los nativos y los recién llegados.

El comercio era parte primordial en la vida de la colonia, señalándose desde el tráfico a gran escala hasta los intercambios al menudeo que realizaban los propios colonos.

  

NOVUM BELGIUM, por el padre ISAAC JOGUES, 1646 (4)

 

        Nueva Holanda, llamada por los holandeses en latín como Novum Belgium – en su propio idioma, Nieuw Nederland, es decir, Nuevos Países Bajos – se encuentra situado entre Virginia y Nueva Inglaterra. La desembocadura del río,  que algunas personas lo llaman Nassau, o el gran río del Norte (Río Hudson), para distinguirlo de otro que ellos llaman el río del Sur (Río Delaware), y creo que se llama río Maurice, en algunos mapas que he visto recientemente ubicado a los 40 grados y 30 minutos. El canal es profundo, justo para los barcos más grandes, los cuales ascienden a la Isla de Manhattan, que está a siete leguas de la zona, y en las que hay un fuerte que servirá como el comienzo de una ciudad que se construirá aquí, y será llamada Nueva Ámsterdam (Nieuw Nederland).

       La fortaleza, que está en la punta de la isla, a unas cinco o seis leguas de la boca de los ríos, se llama Fuerte Ámsterdam, que cuenta con cuatro bastiones regulares con varias piezas de artillería. Todos estos bastiones y las troneras eran, en 1643, montículos los cuales se habían desmoronado de manera tal que uno puede entrar en la fortaleza por todos los lados. No hay zanjas. Para la guarnición de dicho fuerte, como otro que habían construido aún más contra las incursiones de los salvajes, sus enemigos, había sesenta soldados. Estaban comenzando a hacer frente a las puertas y baluartes con piedras. Dentro de la fortaleza había una iglesia de piedra bastante grande, la casa del Gobernador, a quien llamaban Director General, muy cuidadosamente construida en ladrillo, los almacenes y cuarteles.

        En la isla de Manhattan, y en sus alrededores, está integrado por cuatrocientos o quinientos hombres de diferentes sectas y naciones: el Director General me dijo que había hombres de dieciocho idiomas diferentes; están dispersos aquí y allá en el río, arriba y abajo, como la belleza y la comodidad del lugar ha invitado a cada uno a resolver los problemas como más les convenga: algunos mecánicos, sin embargo, que realizan sus actividades, cambiaron las comodidades del  fuerte; todos los demás están expuestos a las incursiones de los indígenas que, en el año 1643, mientras yo estaba allí, mataron a dos holandeses como así también quemaron muchas casas y graneros repletos de trigo.  El río, que es muy recto, y se extiende hacia el norte y el sur, permite ampliar  la fortaleza. Los buques se encuentran anclados en una bahía que se forma al otro lado de la isla, y pueden ser defendidos por el fuerte.

       Poco antes de llegar aquí, tres grandes buques de 300 toneladas cada uno habían llegado para cargar trigo; dos cargas fueron aseguradas mientras que la tercera no se llegó a completar debido a que los salvajes habían quemado parte del grano. Estos barcos habían arribado de las Indias Occidentales, donde la Compañía de las Indias Occidentales que por lo general mantiene hasta diecisiete buques de guerra.

       Ninguna religión se ejerce públicamente. El calvinismo solo busca admitir a calvinistas y a nadie más pero esto no sucede. Además de los calvinistas que hay en la colonia también hay católicos, puritanos ingleses, luteranos, anabaptistas, aquí llamados mnistes.

       Cuando alguien viene a establecerse en el país, le prestan caballos, vacas, etc.; le dan comodidades, todo el que regrese devuelve estas facilidades; y en cuanto a la tierra, después de 10 años que paga a la Compañía de Indias Occidentales una décima parte del producto que él cosechaba.

        Este país está limitado en el lado de Nueva Inglaterra por un río que se llama Fresche, que sirve de límite entre ellos y los ingleses. Los ingleses, sin embargo, al estar  cerca de ellos, han escogido tener tierras bajo el dominio holandés, que no piden nada, en lugar de depender de los señores ingleses, quienes exigen rentas exactas y constantes.

        Por otro lado, hacia el sur, hacia Virginia, que limita con un río al que denominan el río del Sur (hoy Delaware), en la que también hay un asentamiento holandés pero los suecos poseen una factoría en la boca de dicho río muy bien provistos de cañones y hombres.
Se cree que estos suecos son mantenidos por algunos comerciantes de Ámsterdam, que no están satisfechos  que la Compañía de las Indias Occidentales para disfrute y goce de todo el comercio en esa parte. Es cerca de este río  se informa de una mina de oro que se ha encontrado.

       Ver en el trabajo del señor Laet de Amberes, la tabla y el capítulo Nueva Bélgica, como a veces lo llama o en el mapa “Nova Anglia, Novum Belgium et Virginia”. (Hace referencia al texto con las descripciones geográficas de Laet).

        Hace cincuenta años  que los holandeses llegaron a estas partes. La fortaleza se inició en el año 1615; empezaron a establecerse hace unos veinte años, y ya hay un pequeño comercio entre Virginia y Nueva Holanda.

        Los primeros terrenos que se encontraron aptos para su uso, fueron desmontados por los salvajes, que antes tenían campos aquí. Estos se ubicaron después de haber eliminado los bosques, que son en su mayoría de roble. El suelo es bueno. La caza del venado es abundante en el otoño. Hay algunas casas construidas de piedra; otras con conchas de ostras,  hechas anteriormente por los salvajes, que subsisten en parte por esa pesquería. El clima es muy suave. Situada a 40º hay muchas frutas europeas como las manzanas, las peras, cerezas. Llegué allí en octubre, y se encontró incluso entonces una cantidad considerable de melocotones.

       Ascendiendo por el río hasta el grado 43, usted se encontrará con el segundo asentamiento holandés, los buques  llegan directamente a las costas por las mareas. Los buques de cien y ciento veinte toneladas pueden llegar a ella. Hay dos cosas en este asentamiento (que se llama Renselaerswick, como si quisiera decir, territorio de Reneeleers, que es de un rico comerciante de Ámsterdam, (se refiere a una factoría)(6)– el primero, un pequeño fuerte en desgraciada llamado Orange, construida con troncos, con cuatro o cinco piezas de cánones.

       Esto ha sido reservado y es mantenido por la Compañía de las Indias Occidentales. Esta fortaleza estaba anteriormente en una isla en el río; que ahora se encuentra en el continente, cerca de donde estaban los Iroqueses Hiroquois, en una pequeña isla (se refiere al Fuerte Nassau construido en 1615 y posteriormente abandonado).

       En segundo lugar, hay una colonia financiada por Renselaers, que es el patrón (6) Esta colonia se compone de cerca de un centenar de personas, que residen en veinticinco o treinta casas construidas a lo largo del río, donde cada uno encontró conveniente. En la casa principal vive el agente patrón; el ministro tiene su zona aparte, en el que se realiza sus servicios. También hay un tipo de agente judicial aquí al que llaman senescal, que administra la justicia (posiblemente se refiera a Adriaen Van der Donck). Todas sus casas son meramente de tablas y techo de paja, sin trabajo de albañilería, excepto las chimeneas. El bosque contiene muchos grandes pinos,  que les sirven para la construcción de sus casas.

        Ellos encontraron algunos pedazos de tierra apta, que los salvajes habían preparado anteriormente, y en el que se siembran trigo y avena para la cerveza, y por sus viviendas,  Hay un poco de suelo apto para el cultivo, siendo cercado por cerros,  son suelos pobres. Esto les obliga a separarse entre casas, y que  ocupan dos o tres leguas de tierra.

        El comercio es libre para todos; las baratijas que les venden a los indígenas es muy barata, cada uno de los holandeses compite por el precio de venta con su vecino, y están  satisfechos con tal de obtener un poco de poco beneficio para sí mismo.

       Este asentamiento está a no más de 20 leguas de los Agniehronons (Mohawks), que se puede llegar por tierra o agua, siguiendo el río donde se encuentran los iroqueses. Ese río tiene rápidos desde donde se encuentra el asentamiento de los holandeses. Hay rápidos largos y cortos que pueden ser recorridos con canoas. Hay muchas naciones que habitan entre las dos colonias holandesas que son alrededor de treinta, cincuenta o sesenta. Los lobos, a los que llaman los Iroquois Agotsaganens, son las más cercanas a la factoría RenseIaerswick y el Fuerte Orange. Hace algunos años estalló una guerra entre los iroqueses y los lobos. Los holandeses se unieron a estos últimos contra los primeros; cuatro hombres fueron quemados, lográndose una paz precaria. Desde entonces, algunas naciones después de haber matado a algunos holandeses del asentamiento más distante, los holandeses mataron a ciento cincuenta indios, tanto hombres, mujeres y niños. En diversas ocasiones, murieron cuarenta holandeses, quemaron muchas casas. Los estragos cometidos se estimaron en el momento que yo estaba allí en 200.000 libras.
Las tropas llevadas desde Nueva Inglaterra, en el comienzo del invierno, los persiguieron con seiscientos hombres, teniendo doscientos siempre en movimiento y el resto en descanso; por lo que los indios fueron siendo encerrados en una gran isla, no pudiendo huir. A causa de esto, sus mujeres y niños, fueron cortadas en pedazos a la cantidad de mil seiscientos. Esto obligó al resto de los indios para hacer la paz, que aún continúa. Esto ocurrió en 1643 y 1644.

De Tres Ríos en Nueva Francia 3 de agosto de 1646.

 

Citas:

(1) Virgili, Daniel y Wibaux, Matías; “Fragmento de Novun Belgium o Nuevos Paises Bajos. El relato de un jesuita, Isaac Jogues (1646)” en; Duart, Diana A. (Dir.), Holandeses, franceses e ingleses en América del Norte en el siglo XVII, Nueva Holanda en el Aula, Ediciones Aportes de la Historia, Mar del Plata, 2017, pp.27:35.

(2) Rink, Oliver A., Holland on the Hudson, an economic and social history of dutch New York. New York.  Cornell University Press, 1987, p. 27.

(3) Jameson, Franklin J., Narratives of New Netherland, 1609- 1664. New York. Charles Scribner`s son, 1909, pp.: 259: 263.

(4)Jameson, Franklin J., Narratives of… op. cit.

(5) Se refiere al patroonships Kiliaem van Rensselaer.

(6) Se refiere al título patroonships otorgado por la Compañía de Indias Occidentales.

Carlos Van Hauvart

Carlos Alberto Van Hauvart
Es Profesor por la Facultad de Humanidades de la UNMdP, docente regular en la Carrera de Historia de la FH, en las materias de Americana Contemporánea y Didáctica y Practica de la Enseñanza. Miembro del GEL, CeHis, FH, UNMdP. También es Profesor Regular en la materia Historia del Ciclo Básico del Colegio Nacional Dr. Arturo Umberto Illia, Departamento de Ciencias Sociales, UNMdP.

También te podría gustar...