Nueva Holanda en el aula: La Compañía de Indias Occidentales y la administración de los Nuevos Países Bajos.

Reservados todos los derechos. Los textos no pueden ser reproducidos ni todo ni en parte, ni transmitido ni recuperado por ningún sistema de información en ninguna forma ni por ningún medio. Sin el permiso previo del autor o la cita académica correspondiente.

RL-2017-11728123-APN-DNDA·MJ

versión impresa:

ISBN: 978-987-544-747-9

 La Compañía de Indias Occidentales y la administración de los Nuevos Países Bajos.

Por Matias  Wibaux  y Carlos A. Van Hauvart

En 1621 las Provincias Unidas de los Países Bajos otorgaron la administración de sus territorios atlánticos en África, América (Nuevos Países Bajos, Antillas y Brasil) a la recientemente creada Compañía de Indias Occidentales o Geoctroyeerde West-Indische Compagnie, conocida comúnmente como WIC. En los Países Bajos esta compañía estaba manejada por cinco Cámaras (Ámsterdam, Rotterdam, Middelburg, Hoorn y Groninga) y sus accionistas nombraban a 19 comerciantes conocidos como los Señores Directores.

En los Nuevos Países Bajos la administración de la WIC quedó en manos de un Director contratado por las Cámaras con fuerte influencia de la Cámara de la ciudad de Ámsterdam. Este Director tenía la ayuda de un Secretario y de varios funcionarios que debían recaudar impuestos y administrar justicia.

Los conflictos no tardaron en comenzar entre los comerciantes que habían llegado antes de la administración de la Compañía de Indias Occidentales. Muchos de estos comerciantes habían fundado factorías para dedicarse al tráfico de pieles, varios de ellos habían colonizado áreas ocupando tierras y trayendo inmigrantes a su costo. Estas operaciones se realizaban con barcos de su propiedad.

La Compañía de Indias Occidentales dejó en claro desde un primer momento que iba a cumplir con el monopolio comercial de Europa hacia América y viceversa de todos los productos comerciados, especialmente las pieles. Además, éstos serían transportados en barcos de la Compañía tal cual figuraba en el Estatuto de los Estados Generales de los Países Bajos y la Compañía de 1621. Muchos de estos viejos comerciantes no aceptaron esta imposición y se trasladaron a los asentamientos de Nueva Suecia en la margen occidental del río Delaware.

Junto a la Compañía de Indias Occidentales, aparecerá en escena un nuevo actor económico, el patroonships o patroon. La Compañía había cedido concesiones a éstos, con función de patrocinar la formación de colonias en el territorio de los Nuevos Países Bajos. Se les entregaba tierras en las márgenes de los ríos Hudson y Delaware de cuatro leguas de frente por margen y dos leguas si la concesión era en ambas márgenes. Estos Patroonships tendrían funciones administrativas y judiciales en su territorio. Debían comprometerse a traer inmigrantes y asentarlos en su colonia. Los inmigrantes pactaban un contrato con el patroonships, por el cual les entregaban tierras y animales que eran pagados con lo producido. Generalmente, estos contratos eran de 10 años y estaba incluido el costo del traslado. Esto es los que nos dice el sacerdote Jesuita Isaac Jogues en 1644 de Kiliaem Van Rensselaer, uno de los más importantes Patroonshpis:

     “…Ascendiendo por el río (Hudson) hasta el grado 43, usted se encontrará con el segundo asentamiento holandés, los buques llegan directamente a las costas por las mareas. Los buques de cien y ciento veinte toneladas pueden llegar a ella. Hay dos cosas en este asentamiento que se llama Renselaerswick, como si quisiera decir, territorio de Reneeleers, -que es de un rico comerciante de Ámsterdam – el primero, un pequeño fuerte en desgracia llamado Orange, construido con troncos, con cuatro o cinco piezas de cañones.

     Éste ha sido reservado y es mantenido por la Compañía de las Indias Occidentales. Esta fortaleza estaba anteriormente en una isla en el río; que ahora se encuentra en el continente, cerca de donde estaban los Iroqueses Hiroquois, en una pequeña isla (se refiere al Fuerte Nassau construido en 1615 y posteriormente abandonado).

     En segundo lugar, hay una colonia financiada por Renselaers, que es el patrón. Esta colonia se compone de cerca de un centenar de personas, que residen en veinticinco o treinta casas construidas a lo largo del río, donde cada uno encontró conveniente. En la casa principal vive el agente patrón; el ministro tiene su zona aparte, en el que realiza sus servicios. También hay un tipo de agente judicial aquí al que llaman senescal, que administra la justicia. Todas sus casas son meramente de tablas y techo de paja, sin trabajo de albañilería, excepto las chimeneas. El bosque contiene muchos grandes pinos, que les sirven para la construcción de sus casas.

     Ellos encontraron algunos pedazos de tierra apta, que los salvajes habían preparado anteriormente, y en el que se siembran trigo y avena para la cerveza, cerca de sus viviendas. Hay un poco de suelo apto para el cultivo, siendo cercado por cerros, son suelos pobres. Esto les obliga a separarse entre casas, que  ocupan dos o tres leguas de tierra….” (1)

Este patroonships enfrentará a la Compañía durante años llevando un pleito legal hasta  misma Cámara de Amsterdam y los Estados Generales. (2)

De igual manera la Compañía entregaba tierras, ganado, herramientas a los colonos que fueran ubicados por ésta. Su controvertido Secretario Cornelius Van Tienhoven nos explica el procedimiento:

“…La Compañía, a su propio coste y en sus propios barcos, transportó a varios boors (personas rústicas) con destino a los Nuevos Países con los siguientes términos:

El agricultor, que es transportado con su familia sobre [el] mar a los Nuevos Países Bajos, la empresa le concedió por el plazo de seis años una bowery (granja), que debe limpiar, y buena parte de los cuales era apto para el arado.

La empresa equipó al agricultor con una casa, granero, instrumentos agrícolas y herramientas, junto con cuatro caballos, cuatro vacas, ovejas y cerdos en proporción, (en usufructo y disfrute que el marido debe tener durante los seis años, en la expiración del contrato [debe] devolver el número de ganado que recibió). Lo que tiene de más se lo queda  el agricultor.

El campesino debía pagar anualmente cien florines ($40) y ochenta libras de mantequilla de alquiler por la tierra y la granja. La gente del país que obtiene las condiciones antes mencionadas prosperó durante su residencia en las tierras de la empresa.

Posteriormente, el ganado perteneciente a la empresa de Nueva Holanda se distribuyó durante algunos años entre los que no tenían medios para adquirir el ganado.

El riesgo por la muerte del ganado se comparte entre la empresa y el farmer; después de haber expirado el contrato la empresa recibe, el mismo número que le dio al marido la primera vez: y el aumento del ganado se divide mitad la Compañía y la otra mitad el agricultor, por lo cual muchas personas aumentan su stock de ganado. Por este motivo la Compañía tiene ganado considerable entre los colonos, y hacen uso de esas condiciones y de caballos para cultivar la granja. Las vacas sirven para el aumento del ganado y para el sustento de las familias de agricultores…” (3)

 Uno de los problemas centrales de los Nuevos Países Bajos fue su debilidad demográfica, ya que todos los intentos de poblarla fracasaron. Muchos de los historiadores entienden que esto fue producto del sistema de patroonships y de la política  de la propia Compañía.

 Otra cuestión que marcó a la administración de la Compañía fue el enfrentamiento con los pueblos originarios. Especialmente durante el periodo del Director Willem Kieft  (1638/1647) que inició la denominada Guerra de Kieft contra los Raritans ubicados en State Island. Quienes se quejaban porque el ganado de la Compañía destruía los campos de cultivo de maíz. Se inició una revuelta en 1641 que recién fue sofocada dos años después.

 Se sumó también un hecho conocido como la “masacre de Pavonia”, en la cual Kieft se alió a los mohawks para derrotar a los algonquinos que eran enemigos de estos últimos y competían por el tráfico de pieles. Los algonquinos se refugiaron en el asentamiento holandés de Pavonía y fueron masacrados por soldados de la Compañía.

 Las tribus algonquinas  se vengaron de esta masacre atacando los asentamientos holandeses en el Delawere y Connecticut. Avanzaron hasta la propia capital de los Nuevos Países Bajos, Nueva Ámsterdam. Kieft para defender la ciudad construyó una muralla en el sur en lo que hoy es Wall Street. Kieft tuvo que ser socorrido por los habitantes de Nueva Inglaterra que sofocaron la rebelión en1644.

   Los conflictos se enmarcaban en la ocupación de tierras productivas por parte de los colonos en ambas márgenes del río Hudson, muchas veces las adquirían y coexistían con estas sociedades. En otras ocasiones los pueblos originarios eran desplazados en forma violenta buscando nuevos lugares de asentamiento. Lo cierto es que estos conflictos perjudicaron a los colonos, quienes se quejaban de las actitudes de muchos funcionarios de la Compañía como Cornelius Van Tienhoven que incitaban estos problemas (4).

Despedido Kieft por la Compañía fue nombrado nuevo Director en 1647 Peter  Stuvysant, que había sido  Gobernador de Curazao y había enfrentado a los portugueses por el tráfico de esclavos y el comercio de azúcar. Con él se inició la denominada guerra del melocotón contra los miembros de la nación delawere que se unieron a los wappingers.  Este conflicto duro hasta 1664 que debilitó aún más los esfuerzos por poblar la colonia.

En 1650 Stuvysant tendrá que reconocer el avance de los pobladores de Nueva Inglaterra sobre los territorios de los Nuevos Países Bajos. Por el tratado de Hartford entregara parte de Connecticut y la porción oriental de la isla de Long Island.

En 1654 la Compañía iniciará un conflicto con los habitantes de Nueva Suecia, tomando todas las colonias y fuertes de aquellos, en la margen oriental del Delaware.

Al enfrentamiento con los patrooshpis se sumará un problema político, el de la representación. Muchos colonos estaban disconformes con las medidas tomadas por los funcionarios y Directores de la Compañía. Un abogado que trabajaba para ella, Adriaen Van der Donck, inició un pleito para conformar un gobierno de los Colonos. (5)

Con la segunda guerra Anglo Holandesa se dio por finalizada la experiencia colonial de la Compañía de Indias Occidentales en Nueva Holanda, esta colonia se veía permanentemente amenazada por los británicos en el norte (Boston) y el sur (Bahía del Chesapeake). En 1664 entregaron la capital Nueva Amsterdam a los habitantes de Nueva Inglaterra al mando del Coronel Richard Nicolls, que la denominaron Nueva York.

 

Cita:

 (1)  Ver en este mismo libro el Fragmento de Novum Belgium o Nuevos Países Bajos. El relato  de un jesuita, Isaac Jogues (1644).

[2] Ver texto de Diana

[3] Ver en este mismo libro la información relativa para tomar tierras en Nueva Holanda, en la forma de colonias o boweris por Cornelius Van Tienhoven (1650) Secretario de la provincia.

[4] Ver en este mismo libro la introducción de la información relativa para tomar tierras en Nueva Holanda, en la forma de colonias o boweris por Cornelius Van Tienhoven (1650) Secretario de la provincia).

[5] Ver en este libro la introducción a la descrpición de Nueva Netherland de Adriaen Van der Donck.

Carlos Van Hauvart

Carlos Alberto Van Hauvart
Es Profesor por la Facultad de Humanidades de la UNMdP, docente regular en la Carrera de Historia de la FH, en las materias de Americana Contemporánea y Didáctica y Practica de la Enseñanza. Miembro del GEL, CeHis, FH, UNMdP. También es Profesor Regular en la materia Historia del Ciclo Básico del Colegio Nacional Dr. Arturo Umberto Illia, Departamento de Ciencias Sociales, UNMdP.

También te podría gustar...