Razón de las encomiendas otorgadas en la jurisdicción de Buenos Ayres (1667)

 

[Razón de las Encomiendas]

En cumplimiento del auto de susu, yo el Capitan Juan de Reluz y Huerta, Escribano del Rey Nuestro Señor, certifico y doy fée a los Señores que el presente vieren, como habiendo reconocido los autos y diferentes papeles de gobierno y otros despachos y mercedes de encomiendas de indios de la jurisdicción  de esta ciudad, consta hay de presente, según lo que se ha podido averiguar por ellos, hay encomiendas de indios y repartidas las encomiendas que de susu hará mención, y quienes las poseen, y en que vidas, que son las siguientes:

En la jurisdicción de Buenos Ayres — El Capitán Hernando de Rivera Mondragon posee en primera vida la encomienda de indios de nación Chanás que hora originarios del pueblo y reducción de Baradero y hoy están retirados en la de la otra banda de este río, De Santo Domingo Soriano y por no haberse hecho visita ni padrón nuevo dellas, de muchos años a esta parte, no se sabe la cantidad cierta que son, háse entendido tiene esta encomienda de ocho a diez indios de tasa.

Antonio Romero, como marido y conjunta persona de Doña Francisca Osorio de los Covos posee en  segunda vida otra encomienda de indios de dicha nación Chanás que tiene tres indios de tasa; está en tercera vida por ser de las antiguas.

Agustín del Corro, ausente,tiene otra encomienda de indios de dicha nación, tiene dos indios de tasa; no se ha podido hallar el título y solamente se tiene noticia está en primera vida.

El Sargento Mayor Don Juan del Pozo y Silva, tiene una encomienda de indios de dicha nación Tubichaminis, tiene doce indios de tasa. Posee el dicho, una y otra encomienda en primera vida.

Doña Maria Quintero, viuda del Alférez Roque de Samartin, posee otra encomienda de indios Chanás; consta tener dos indios de tasa y que está en segunda.

El Capitán Juan Ruiz de Ocaña, posee otra encomienda de indios de nación Tubichaminis y por el último padrón que se hizo en catorce de diciembre de mil seiscientos y setenta y dos, consta tiene once indios de tasa, y la posee en tercera vida.

Juan Bautista de Aguirre, tiene merced de otra encomienda de dicha nación Tubichaminis que fueron de Juan de Esquivel, consta por dicho ultimo padrón tiene dos indios.

La encomienda que llaman de Santos, está declarada por vaca y aun que se han fijado edictos, no ha habido quien se ponga; consta por el padrón tiene dos indios de tasa.

Rodrigo de Mendoza posee otra encomienda de indios de dicha nación que conforme al dicho padrón último, son dos indios de tasa.

El Capitán Alonso de Guerrero de Ayala, tieno merced de la encomienda que fue de Felipe Moran que son de nación de Tubichamiuis, y son tres indios de tasa. Y así mismo tiene merced de otra encomienda de indios que nunca ha sido encomendada, de nación Serranos, sujetos al cacique Colcol, que bajaron el año pasado de setenta y se empadronaron con los demás; consta por dicho padrón son veinte y uno indios de tasa.

Don Cristoval Ponce de León, posee otra encomienda do dichos indios de nación Serranos, que nunca fueron encomendados sujetos al cacique Salacata, que bajaron el dicho año pasado de setenta y se empadronaron .posee en primera vida, con ocho indios de tasa.

El Teniente Juan Jerónimo de la Cruz, posee otra encomienda de indios Laguneros, en primera vida y son tres indios de tasas. Tiene, así mismo otros seis indios agregados porque no ha habido quien los pida, aunque se pusieron edictos.

El Teniente Sebrian Isidro, tiene merced de la encomienda de indios de nación Caguané, que fueron de Pedro Frías. Está en primer vida; son cuatro indios de tasa.

El Teniente Pedro de Saavedra, tiene otra encomienda de indios de nacion Bagual que son cuatro indios de tasa. La poseo en primera vida.

José Jofró de Arce, tiene merced de los indios de nación Serranos, sujetos al cacique Don Ignacio; está en primera vida y son treinta y dos indios de nación Caguané, que fueron de García Doctor, y por ultimo padrón consta son veintiún indios de tasa.

El Capitán Sebastián Cabral de Ayala, tiene merced de los indios de nación Vilachichís, consta por el último padrón son veinte y cinco indios de tasa y los posee en primera vida.

El Capitán Fernández de Agüero, tiene y posee en primera vida, la encomienda de nación Serrano: sujetos al cacique Altanú, son nueve indios de tasa.

La encomienda de indios fue de Miguel Pintos de nación Chanás, se la declaró por vaca, por estar ausente el susudicho. Pusieron se edictos a ella por este Gobierno y aunque han habido algunos opositores a ella. No se ha hecho merced a ninguno; la tiene en ,depósito el Capitán Pedro re Salazar. Son seis indios de tasa.

La encomienda que fue de Doña María de Salas, de nación Caguané, esta vaca, y son cuatro indios de tasa.

El Capitán Don Carlos Gil Negrete, tiene merced de los indios de nación Chanás, que fueron del Capitán Juan Muñoz Bejarano. La posee en primera vida, y son seis indios de tasa.

El Capitán Francisco Maciel de Ayala, tiene merced de los indios de nación Tubichamimis, que fueron del Capitán Juan Muños Bejarano. La posee en primera vida y son seis indios de tasa.

Una encomienda de indios nación Serrana, sujeta al cacique don Juan Serrano, con seis indios de tasa está vaca y se han puesto edictos por ella y aunque ha habido opositor no ha hecho merced de ella.

Dos leguas de esta ciudad está la Reducción y pueblo de Santa Cruz de los Quilmes, de indios de nación Quilmes y Acalianes, que son lo que se desnaturalizaron del Valle Calchaqui por el Gobernador Don Alonso de Mercado y Villacorta, siéndolo de la provincia de Tucumán donde está dicho valle, y por orden y auto de la Real Audiencia que residió en esta ciudad, se pusieron en cabeza de Su Majestad y Su Real Hacienda y tiene, según el ultimo padrón, fecho en primero de noviembre del año pasado, ciento y once indios de tasa de una y otra nación.

Todas las partidas de uso son las encomiendas de la jurisdicción de esta ciudad, que según por los papeles y títulos que se han pedido reconocer consta pertenecen a la jurisdicción de esta ciudad.

Relación. — Y por lo que mira a la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz, que es este Gobierno, se ha despachado orden al teniente de Gobernador dela, para que haga padrón de las encomiendas que tiene dicha ciudad, y que se haga con asistencia del Tesorero Juez Oficial Real de la Real Hacienda de dicha ciudad, a quien también los jueces oficiales de dicha Hacienda de esta ciudad y provincias ordenan lo propio en conformidad y cumplimiento de la carta de Su Excelencia, como si mismo hacen otro despacho para su Lugarteniente de la Provincia del Paraguay para el mismo efecto.

En la jurisdicción de Corrientes. — Así mismo por el último padrón echo por genero del dicho año próximo pasado, por el Capitán Baltazar Massiel Lugarteniente de Gobernador, Justicia Mayor y Capitán a Guerra de la ciudad de San Juan de Vera de las Siete Corrientes, una de las de este gobierno con asistencia de un Alcalde Ordinario y Protector de los naturales, consta que hay y poseen las personas que de uso se hará mención, las encomiendas siguientes:

En la reducción y pueblo de Nuestra Señora de Itati, tiene el Sargento Mayor Francisco de Villanueva una encomienda de indios de nación Guaraní, sujetos al cacique Don Martín Guarecuetá y a Don Imborayty, y tiene cuarenta y dos indios de tasa y está en primer vida.

En la misma reducción está otra encomienda, sujeto al cacique Canideyú, no expresa la partida del padrón el dueño de ella, ni en qué vida la posee, entiéndase será el mismo teniente Baltazar Massiel que hizo el padrón, tiene cuarenta y un indios de tasa.

El Sargento Mayor Juan Gómez de Meda, tiene otra encomienda en dicha reducción en primera vida con diez y seis indios de tasa.

El Sargento Mayor Juan de Alarcón, tiene otra encomienda en dicha reducción y la posee en primera vida, y tiene veinte y un indios de tasa.

El Capitán Pedro González de Alderete, tiene y posee otra encomienda en primera vida con diez y siete indios de tasa.

El Capitán Juan González de Santa Cruz posee en primera vida otra encomienda en dicha reducción y por dicho padrón consta tener once indios de taca: y así mermo el dicho Juan González de Santa Cruz tiene otra parcialidad y encomienda en dicha reducción con otros ocho indios de tasa.

El Capitán Nicolás de Villanueva posee otra encomienda, en primera vida, con diez y ocho indios de tasa.

El Alférez Juan Núñez, como administrador marido y conjunta persona, de Doña María de Acuña, tiene en primera vida otra encomienda en la dicha reducción con once indios de tasa.

El Capitán Juan de Figueroa, tiene otra encomienda en primera vida, con veinte y tres indica de tasa.

El Alférez Juan de Centurión posee en tercera vida otra encomienda en dicha reducción de los mismos indios guaranís, con veinte y tres indios de tase.

Capitán Blas Cabo de Arce, que hoy es difunto, poseyó otra encomienda, en primera vida la cual encomienda, por muerte del suso dicho ha pasado, en segunda vida, a poder de Doña Francisca de Luján, viuda del suso dicho, que en  este gobierno pidió la investidura de ella y se le ha dado por suceder en este feudo como parece de los autos en dicha razón fechos, que han pasado ante mí, y tiene conforme al padrón catorce indios de tasa.

El Capitán Francisco Ramírez, tiene otra encomienda en primera vida con nueve indios de tasa.

El Teniente Pedro Rodríguez posee en segunda vida, otra encomienda con seis indios de tasa.

El Capitán Juan Gonzales de Velasco, posee, en primera vida, otra encomienda con seis indios de tasa. El Capitan Juan Gonzales de Velasco, posee, en primera vida otra encomienda con dos indios de tasa.

El Capitán Juan de Salinas tiene otra encomienda, en primera vida, con ocho indios de tasa. La encomienda que fue de Juan Bravo está vaca y no tiene más del cacique nombrado Don Fernando Yamandú y aunque tiene algunos indios no hay ninguno de tasa en ella.

El Capitán Antón Martin de Don Benito tiene en el pueblo de Guacará en su estancia, una encomienda que posee en primera vida, con quince indios de tasa que llaman originarios.

El Capitán Diego López de Prado, administra encomienda y no dice en el padrón quien la administra, tiene un indio de tasa.

El Capitán Juan Díaz moreno, tiene otra encomienda, en primera vida, con seis indios de tasa.

El Alférez Antonio Masiel de Puga, tiene en primera vida, otra encomienda de indios de nación Daglaste, con cuatro indios de tasa.

Juan de Almirón tiene otra encomienda, en primera vida con siete indios de tasa.

El Capitán Gabriel de Toledo, tiene otra encomienda de indios de nación monos, con tres indios de tasa.

Hernando Ruran tiene otra encomienda en primera vida con cuatro indios de tasa.

Sebastián Caro tiene otra encomienda en primera vida con cuatro indios de tasa.

El Capitán Adrián de Esquivel manifestó su encomienda que posee en primera vida, y dio razón de haberse ido a los campos maliciosamente por cuya razón no consta de lo que son.

Doña Isabel Pardo tiene otra encomienda en segunda vida, que administra el Capitán Juan de Miranda, su marido con once indios de tasa.

El Capitán Alejandro de Aguirre, tiene otra encomienda que posee en primera vida, que está en la reducción y pueblo de Nuestra Señora de la Candelaria de Opoma, con cincuenta y seis indios de tasa, según el padrón.

El Capitán Don Francisco de Agüero tiene en primer vida, otra encomienda y consta por el padrón tener nueve indios de tasa.

El Capitán Lupcas Gómez de Saravia tiene en primera vida otra encomienda de indios, de nación Homete con tres indios de tasa.

El General Don Phelipe de Argañaraz, tiene otra encomienda que posee en primera vida, y la administra el capitán Lázaro de Almirón, con tres indios de tasa.

El dicho Capitán Don Francisco de Aguero, tiene otra encomienda en la Reducción y pueblo de Santiago Sánchez, de nación Imbaure, tiene siete indios de tasa.

El dicho Capitán Nicolás de Villanueva, tiene otra encomienda de indios de nación Apereas, tiene tres indios de tasa, aunque no se pone razón en esta partida ni en la antecedente, en que vida poseen los contenidos estas dos encomiendas, parece será en primera vida, como las otras arriba dichas. Bartolomé de Villanueva posee, en primera vida, otra encomienda quo tiene once indios de tasa.

El dicho General Don Phelipo de Argañarazy Murgia, tiene otra encomienda que la administra el dicho Capitán Lázaro de Almirón y tiene quince indios de tasa.

Francisco Vallejo tiene en segunda vida, otra encomienda con cinco indos de tasa.

Por muerte del dicho Capitán Blas Cobo de Arce, sucede en segunda vida, Doña Francisca Lujan, en otra encomienda de indios de nación Chapacasy tiene dos indios de tasa.

El Capitán Gabriel de Toledo, tiene otra encomienda en primera vida, con dos indios de tasa.

El Capitán Francisco Ramírez tiene otra encomienda en primera vida y no tiene más de un indio reservado y dos muchachos.

El Ayudante Anton de Leyes, posee, en primera vida, otra encomienda de dichos indios y tiene solo uno de tasa.

El Alférez Sebastián Gómez Duran, tiene en primera vida, otra encomienda, con solo un indio de tasa.

Hernando Duran, menor, tiene otra encomienda, en segunda vida, que la administra el Capitán Domingo de Peralta, y tiene cuatro indios de tasa; y esta partida está duplicada en el padrón porque consta haber pasado en el padrón hecho en el pueblo de Guacará, y en el margen está así anotado, a que me refiero.

Según que lo suso dicho consta y parece, por los dichos autos, títulos y otros despachos que he reconocido y el padrón fecho en la dicha ciudad de las Corrientes, a que me refiero, y para que de ello conste en cumplimiento del dicho auto que está por cabeza de este despacho, doy el presente, en la ciudad de la Trinidad, puerto de Buenos Aires, en treinta de henero de mil seiscientos y setenta y siete años, siendo testigos don Joseph de Murna y Diego Alvarez: y en fe de ello, lo signo y firmo. En testimonio de verdad, Juan de Reluz y Huerta, Escribano de Su Majestad. (1)

 

Cita:

(1) Levene, Ricardo (advertencia preliminar) Primer Congreso de Historia de los Pueblos de la Provincia de Buenos Aires, Dirección de impresos oficiales, La Plata, 1952– Apéndice Documental,  pp. 261:265.

 

Edición: Maximiliano Van Hauvart, estudiante UNMdP.

Carlos Van Hauvart

Carlos Alberto Van Hauvart
Es Profesor por la Facultad de Humanidades de la UNMdP, docente regular en la Carrera de Historia de la FH, en las materias de Americana Contemporánea y Didáctica y Practica de la Enseñanza. Miembro del GEL, CeHis, FH, UNMdP. También es Profesor Regular en la materia Historia del Ciclo Básico del Colegio Nacional Dr. Arturo Umberto Illia, Departamento de Ciencias Sociales, UNMdP.

También te podría gustar...