Una descripción de Nueva Netherland (2). Fare and Food of the Indians. Preparación y comida de los indios.

Reservados todos los derechos. El contenido de esta introducción no puede ser reproducido ni todo ni en parte, ni transmitido ni recuperado por ningún sistema de información en ninguna forma ni por ningún medio. Sin el permiso previo del autor o la cita académica correspondiente.

por Diana A. Duart CEHis-FH-UNMdP y Laura Cabrejas CEHis-UNMdP.

D.N.D.A. Registro de autor 5.326.899

Introducción:

Hoy en Aportes ponemos al alcance de nuestros lectores la traducción de un fragmento de la obra de Adriaen Van der Donck “A description of New Netherland” (1), de la cual se completaran diez pequeños capítulos.

Este texto es considerado como uno de los mejores trabajos sobre los inicios de New Netherland, básicamente producido para el lector de los Países Bajos como también para informar sobre las ventajas de ser colonizador.

Van der Donck fue un hombre crítico hacia la Compañía de Indias Occidentales, especialmente con muchos de sus Directores, y en especial con Willem Kieft, por el trato a los colonos y como la compañía distribuía las tierras entre estos, como abogado fue más propenso a defender los intereses de los inmigrantes que a hacer cumplir las órdenes de los Directores . Criticó además la forma de gobierno que esta Compañía había establecido en esa región, prefiriendo que la Corona optara por la experiencia de los Países Bajos: La República.

Fue un incansable explorador que lo llevó a convivir con estas “naciones de nativos” como el mismo las denominaba, o Wilden, al no poder distinguirlas unas de otras. Observó detenidamente sus “existencias” y como cohabitaban con los recién llegados, cuestión por la cual se interesó sobre manera. Los tópicos de tratamiento son tan variados, pero están expuestos ordenadamente para quienes debían de alguna manera “imaginar” esas tierras salvajes en los Países Bajos en el siglo XVIII y especialmente para nosotros que vemos con los ojos de Van der Donck desde el siglo XXI.

Los lectores que deciden sumar la experiencia colonial holandesa al complejo entramado las múltiples experiencias coloniales, debemos estar agradecidos de la edición de Charles T.Gehrin y William A. Starna, el trabajo de  traducción del viejo idioma holandés al inglés moderno que realizó Diederick Willem Goedhuys y el prólogo de Russel Shorto, como a la Universidad de Nebraska y su imprenta.

Hoy publicaremos el titulo; “Of the manners and extraordinary qualities of the original natives of New Netherland”, “Fare and Food of the Indians”.

En fin, el lector encontrará también sus propias conclusiones que esperamos puedan ser compartidos con sus alumnos en el aula.

 

Fare and Food of the Indians

En los alimentos y bebidas,  sus fiestas no son frívolas, lujosas o excesivas, los indios  [están]  contentos mientras tengan algo para alimentar el cuerpo y alma juntos,  y puedan satisfacer el hambre y la sed. Tampoco está acostumbrado entre ellos, como está  en nosotros, que el más  importante, el más noble, o el más rico  tiene que ser tratado en consecuencia y mejor que un  pobre diablo  o un hombre común,  siempre y en todas partes sus alimentos y bebidas son suficientes  según la temporada y es compartida entre todos.

Su bebida habitual siempre ha sido agua, de una fuente o un manantial cuando lo pueden conseguir y  pocas veces no lo logran. Cuando ellos están bien, de vez en cuando beben jugo de uva, si es en temporada,  con carne fresca o pescado. Ellos beben el zumo fresco y nunca lo convierten en vino. La cerveza, el brandy o el licor fuerte son desconocidos para ellos, excepto  aquellos que frecuentan a nuestra gente y han aprendido que la cerveza y el vino saben mejores que el agua.

Las lenguas indias son variadas y ricas, pero ninguna de ellas tiene una palabra que denota borracho. A la embriaguez la  llaman locura, y se refieren a los hombres borrachos  como tontos  y que son aquellos pocos que se asocian a menudo con nuestra gente o de alguna otra manera son capaces de obtener licor, pero la mayoría de ellos no tienen el gusto  por consumir licor.

Con el fin de evitar la insolencia de los indios, el Gobierno ha prohibido la venta de bebida fuerte entre ellos. Ellos beben rápidamente para emborracharse y a ellos les gusta San Valentín en sus vasos (se refiere al día de los enamorados en que los participantes de esta fiesta, beben para olvidar sus penas), como dice el refrán.

Antes de que se acostumbraran al alcohol,  con una pequeña cerveza o dos ya se ponen fácilmente borrachos. Pero con el tiempo van aprendiendo a tolerar el licor como lo hacen los Netherlandeses. La gota, podagra, las narices llenas de granos y rojas o las aflicciones similares son desconocidas entre ellos, pero son fenómenos relacionados con la bebida.

Normalmente se alimentan de pescados y carnes de todo tipo, según la época del año y el lugar donde encuentren.

No tienen forma o manera particular en la preparación, cocción o como sirven  el pescado o la carne, simplemente en agua, sin hierbas, sal  o pella que puede estar naturalmente presente en estos alimentos.

También son ignorantes de como guisar, estofar, hornear, freír, etc. y raramente calientan o asan algo de  comida, a menos que sea bocados de carne y peces pequeños cuando viajan o van de caza y tienen que hacerlo.

Para el pan usan el maíz o trigo turco, los molinos son desconocidos para ellos. Sus mujeres lo golpean o aporrean, y como los hebreos hicieron su maná en el páramo,  hornean pasteles con esta harina. También agregan  granos a la carne para hacer un caldo, algunos utilizan cebada o arroz  de aquí.

Pero comúnmente se utiliza el grano en forma de papilla de avena, conocido allí como sappaen. Su uso entre los indios es tan general que pasa raramente un día sin  comerlo, a menos que ellos estén de viaje o de caza. Y uno puede  entrar a la vivienda de un indio sin que falte esta papilla para ser comido o preparado.

Todos ellos, incluyendo mujeres, niños y ancianos, están acostumbrados que cuando uno los visita o entre ellos a pedir u ofrecer sappaen. Sin ella, ellos no  están a gusto, ni puede faltar para comer y llenarse.

Con frecuencia, es preparada con carne o pescado cuando hay disponibles,  aunque no fresco, pero secado y molido para prepararla.  Lo hacen hacia el final del invierno y el principio de la primavera, cuando la temporada de caza ha  pasado y su stock de provisiones está casi agotado. También comen muchas alubias turcas, que consideran una delicadeza cuando es hervido con la carne fresca en abundante agua.

Además, toman como alimento y sustento todo tipo de carne, pescado y fruta que el país produce y ellos pueden conseguir. No observan comidas habituales en momentos precisos, como nuestra gente suele hacer, comen cuando tienen hambre.

Ellos tienen un control enorme sobre sus apetitos, estómagos y cuerpos, de modo que puedan pasar con muy poco alimento  dos, tres, o cuatro días. Cuando las provisiones mejoran otra vez, compensan rápidamente la pérdida o tardanza, aunque esto no trastorna sus estómagos o les hace mal. Comen bien pero no son glotones. Cuando se sirve la comida en las ceremonias los últimos en servirse son los que están en los extremos de la mesa. No se distingue quien fue el primero o el último en ser servido.

Excepto en los grandes festivales, muy raramente se invitan unos a otros, pero los que están bajo su techo cuando llegue la hora de la comida serán servidos también. Nadie es dejado sin servir y no es su costumbre  aceptar un pago por ser alimentado. En los convites excepcionales para sus invitados se sirven para estos, colas del castor, carne grasa, cabezas de peces  y maíz asado aporreado en la comida sobre la cual es vertido un caldo graso.

También [son consideran golosinas] castañas hervidas durante un tiempo, molidas, aplastadas y preparadas para guisar en salsa y grasa. Cuando tienen la intención de ir en un largo viaje para cazar o a la guerra,  y saben o suponen que no van a encontrar alimentos, comparten comida seca hecha de maíz tostado.  Tal comida se usa mucho y es nutritiva entonces  se guarda en un pequeño bolso y les dura muchos días. Menos de un cuarto del contenido se agota en un día porque es tan concentrado y se hincha hacia fuera  cuando se humedece.

Llevan el bolso pequeño con ellos, y cuando tiene hambre toman un puñado de  harina de maíz tostado y beben algo de agua, esta sirve al estar bien guardada para varios días. Si pueden conseguir alguna carne o pescado para combinar con la harina de maíz  esta sirve como una rebanada de pan  sin hornear.(2)

La siguiente traducción del texto en ingles está realizada en torno al uso de la Historia Escolar, se han dejado de lado ciertas precisiones debido a la complejidad del texto, (eliminando las citas aclaratorias del editor.) como las puntuaciones.

Traducción: Carlos Van Hauvart, Diana A. Duart.

Cita:

(1) Van der Donck, Adriaen, A description of New Netherland, University of Nebraska, Lincoln and London, 2008, pag.175.

(2) Van der Donck, ob.cit., pp. 76:78

 

 

Carlos Van Hauvart

Carlos Alberto Van Hauvart
Es Profesor por la Facultad de Humanidades de la UNMdP, docente regular en la Carrera de Historia de la FH, en las materias de Americana Contemporánea y Didáctica y Practica de la Enseñanza. Miembro del GEL, CeHis, FH, UNMdP. También es Profesor Regular en la materia Historia del Ciclo Básico del Colegio Nacional Dr. Arturo Umberto Illia, Departamento de Ciencias Sociales, UNMdP.

También te podría gustar...