Fuentes para el estudio de la colonización británica en América. Parte II. Cita de autor Nro.º: 2. Tabaco y Esclavos en Virginia.

Reservados todos los derechos. El contenido de esta introducción no puede ser reproducido ni todo ni en parte, ni transmitido ni recuperado por ningún sistema de información en ninguna forma ni por ningún medio. Sin el permiso previo del autor o la cita académica correspondiente.

Fuentes para el estudio de la colonización británica en América.

Parte II. Cita de autor Nro.º: 2

Tabaco y Esclavos en Virginia

Introducción

por Diana A. Duart CEHis-FH-UNMdP y Laura Cabrejas CEHis-UNMdP.

D.N.D.A. Registro de autor 5.274.226

Introducción

La cita de texto y su traducción que hoy ponemos a consideración de los lectores nos remite al tema de la introducción de la mano de obra esclava en las plantaciones de tabaco en Virignia a mediados de 1680 y que pertenece a Allan Kulikoff(1) “Tobacco and Slaves. The  Develompment of soouthern Cultures in the Chesapeakes, 1680-1800” . El texto pone énfasis en el paso de la mano de obra servil blanca al trabajo esclavo dando múltiples explicaciones al lector haciendo hincapié en el factor demográfico. Los inicios  del sistema de colonización privada por la Compañía de Virginia en el área del mismo nombre fueron en sus comienzos inciertos y desalentadores,  en lo que se denominó Virginia´s tryalls o los intentos de Virginia. Los objetivos primordiales fueron buscar un paso hacia el oeste para llegar al Pacífico y la búsqueda de oro que resulto prontamente un fracaso. A comienzos del siglo XVI fundaron Jamestown, un lugar que resulto inapropiado e hizo estragos en la población a causa de las enfermedades como la malaria, o el hambre. A finales de la década de 1610, apareció el cultivo que fijaría a la población en la zona de Virginia, el tabaco, esto motorizo la llegada de nuevos inmigrantes y la introducción de capitales para su explotación.

La compañía de Virgína para alentar la inmigración cedía parcelas de tierra a quienes llegaran por sus propios medios (Head-Rights), cada integrante de una familia recibiría cerca de 20 hectáreas, dando el inicio a la explotación de pequeñas propiedades. Estas granjas se ubicaban cerca de los ríos para facilitar el trasporte, el  comercio del maíz y del tabaco. Si el propietario o su núcleo familiar prosperaban adquiría nuevas tierras no necesariamente cercanas a su finca originaria. En la década de 1620 los conflictos con los pueblos originarios se extendieron ante el avance y ocupación de nuevas por tierras por parte de los colonizadores, esto dio lugar para que la corona interviniera sacándole los títulos a la Companía  y paso a ser parte de una provincia con control estatal.

Esta primer generación de pequeños plantadores utilizó la mano de obra familiar, pero sumó lo que se denomina “independent servant´s”,  estos siervos eran blancos originarios de la vieja Inglaterra, eran contratados por cinco años, se le pagaba el pasaje, podían ser tanto hombres y mujeres, muchos de ellos jóvenes que contaban con apenas 20 años. Una vez terminado su servicio muchos de ellos emigraban o trabajaban como labradores o granjeros para sus antiguos dueños u otros que ellos eligieran, el aumento de la producción del tabaco por la demanda de este, hizo que cada vez más propietarios solicitaran a Inglaterra  mas siervos. El contexto político que atravesara la “vieja Inglaterra” que terminó en la Guerra Civil con la instauración de una República y posteriormente con la Restauración de los Orange a finales del siglo XVII hizo que esto fuera cada vez más difícil, la solución fue la esclavitud, a comienzos del siglo XVIII se fue dibujando lentamente la fisonomía económica, social, cultural y política del plantador virginiano dueño de enormes propiedades que iba absorbiendo las primeras plantaciones de pocas hectáreas. Como hemos dicho al principio, el texto analiza este proceso. Esperamos que en su totalidad o en fragmentos seleccionados por nuestros colegas para trabajar en clase, ayude a comprender la sociedad esclavista virginiana de la Nueva Inglaterra y sirva como comparación de otros procesos de economía de plantación del mundo colonial.

Cita de autor:

The Great Transformation: From Servants to Slaves

El predominio de los pequeños productores en la sociedad de Chesapeake comenzó a desintegrarse a mediados del 1680,  porque la base económica que había sostenido su predominio se derrumbó.  Los plantadores habían confiado en el trabajo de siervos y libertos para aumentar sus ingresos, pero menos siervos y criados llegaron a la región entre 1680 y 1690, y el tráfico de siervos casi desapareció después de 1700. Los siervos y criados que habían cumplido sus contratos, habían acumulado el capital necesario para establecer sus propias fincas, cuando el precio del tabaco estuvo en sus más altos niveles, pero los plantadores a menudo no habían obtenido beneficios en las décadas entre 1680 y 1720 y el índice de movilidad social por lo tanto disminuyó considerablemente.

El declive del tráfico de siervos había transformado el sistema laboral de la región de dos modos. Obligó a los plantadores a substituir con esclavos africanos a los sirvientes o criados blancos, permitiendo una mayor tasa de reproducción en la población blanca. Los plantadores intentaron retener la fuerza laboral blanca, pero empezaron a reemplazar a los  sirvientes o criados con esclavos negros y para 1700 los esclavos producían gran parte del tabaco de la región.  Como disminuyó el número de siervos y otros inmigrantes blancos,  los hijos de los inmigrantes que  alcanzaron la madurez permitieron aumentar la proporción de blancos nativos. Los nativos blancos  se casaron jóvenes y tenían suficientes niños para un natural incremento de la población.

La transformación de la fuerza laboral de Chesapeake, dominado por los plantadores  inmigrantes y los siervos o criados blancos por el sistema de mano de obra esclava revolucionaron las relaciones sociales de producción. El conflicto político entre grupos de blancos disminuye porque hay menos sirvientes y ex sirvientes en la población, e incluso los blancos pobres intentaron convertirse en dueños de esclavos y así explotar la mano de obra de personas que consideran inferiores.  Al mismo tiempo, sin embargo, la probabilidad de que los blancos más pobres progresaran económicamente había disminuido porque no tenían el capital suficiente para comprar un esclavo. A principios del siglo XVIII, un grupo  de compradores de esclavos que habían heredado alguna riqueza,  reemplazaron el orden social relativamente igualitario de la sociedad de mediados del siglo XVII por una sociedad jerarquizada.

La adopción de la mano de obra esclava fue el resultado de una serie de acontecimientos económicos y demográficos relacionados, que se extendió desde 1660 a las primeras décadas del siglo XVIII. Un descenso en la natalidad  de los inmigrantes ingleses durante el segundo tercio del siglo XVII, combinado con el aumento de los salarios reales, tenía como resultado que a partir de 1680 se redujo sustancialmente el número de hombres en dificultades para venir al nuevo mundo. Las nuevas colonias de Pensilvania y Carolina del sur, por otra parte, ofrecían oportunidades atractivas.  Para atraer nuevos miembros de ese reducido grupo de migrantes, las colonias de Chesapeake necesitaban ofrecer oportunidades de ascenso para poder competir con estos nuevos asentamientos.

Pero la severa depresión  en la economía del tabaco a finales del siglo XVII redujo las oportunidades  en las colonias de Chesapeake. Los precios que se pagaban por la  planta cayeron debajo de un centavo  por la libra durante el 1680 y quedaron así hasta 1715.

 No se pudo absorber la disminución de los precios por el aumento de la producción, los plantadores  no pudieron obtener ganancias hasta que los mercados mejoraron. Puesto que los europeos no estaban dispuestos a aumentar su consumo de tabaco incluso a estos precios bajos y las frecuentes guerras habían elevado el costo para el consumidor muy por encima de los precios agrícolas, las exportaciones no aumentaron. Estas condiciones no auguraban nada bueno para los inmigrantes, que con frecuencia tenían mejores oportunidades en otros lugares. La proporción de los inmigrantes británicos que llegaron a las colonias de Chesapeake, de hecho, disminuyó de un máximo de más de dos quintas partes en el 1670 a poco más un tercio por el 1690.

 Los plantadores de Chesapeake, sin embargo, todavía querían a los siervos, y algunos de ellos todavía tenían capital para comprar mano de obra. La larga depresión golpeó a algunos plantadores más severamente que a otros. Los agricultores que crecieron con el cultivo del tabaco en tierras marginales se  encontraron con que ya no podían competir,  entonces sembraban  y cosechaban granos y se dedicaron a la ganadería substituyendo al cultivo del tabaco.  Pero encontramos plantadores que vivían en las tierras más fértiles, especialmente aquellos que se trasladaron a nuevas fronteras,  que a menudo mejoraron su condición a pesar de la depresión general. Estas familias relativamente prósperas, a diferencia de los campesinos menos afortunados, podían permitirse comprar criados.

Estos plantadores de Chesapeake no pudieron atraer a un número suficiente de inmigrantes ingleses para satisfacer sus necesidades al llegar a una región  cuya economía estaba deprimida. Entre 1680 a 1699  sólo unos 30 mil blancos emigraron a Maryland y Virginia, cuatro quintas partes de la tasa de los tres decenios anteriores. Puesto que el número de los hogares había aumentado considerablemente, el número de trabajadores blancos que los plantadores podrían demandar había reducido drásticamente. El número de sirvientes por hogar que ingresaban al mercado laboral en el Condado de Middlesex, Virginia, paso de cinco en 1668 a sólo uno de 1687.

Había dos sirvientes por cada hogar en el Condado de York en el 1660,  menos de dos siervos por cada diez plantaciones para 1690, y durante los mismos años el número de siervos disponibles para plantadores meridionales de Maryland disminuyó de seis a menos de dos.

 Los siervos inmigrantes trabajaron en las plantaciones de tabaco durante su período de contrato, pero muchos de ellos dejaron la región después de que fueron liberados, y otros establecieron hogares y compitieron por la escasa mano de obra blanca.  Aproximadamente la mitad de los hombres que terminaron su contrato como siervos en el Condado de Charles, Maryland, durante la década 1690 dejaron el condado en busca de empleo, y más de tres cuartas partes de los que se quedaron vivían precariamente como peones o arrendatarios.

 En total, sólo 9 mil migrantes permanecieron en las colonias de Chesapeake durante la década de 1680, y más personas salieron del área que las que llegaron a ella durante  1690. El declive del tráfico de siervos había transformado el mercado laboral de la región de Chesapeake.

Los plantadores prefirieron emplear inmigrantes ingleses blancos en lugar de extranjeros blancos o negros esclavos, pero como la Bahía de Chesapeake la población se acrecentó y el número de hombres que desean contratar labradores blancos creció, se empleaban a más  trabajadores extranjeros. Cuando el correspondiente suministro de siervos comenzó a declinar entre 1670 y  1680 y ya no se podían procurar a hombres ingleses blancos recurrieron primero a las mujeres inglesas y cuando esto fracasó, los plantadores contrataron siervos irlandeses.

 Una vez que los plantadores habían agotado el suministro de siervos blancos, compraron a regañadientes a esclavos africanos.  El comercio de esclavos a las colonias de Chesapeake comenzó lentamente a mediados del siglo XVII. En 1660 no más de mil setecientos negros vivían en Maryland y Virginia, y en 1680 su número había aumentado a alrededor de cuatro mil.

 Durante  1660 y el 1670 los esclavos negros llegaron en pequeños grupos desde las Indias occidentales, pero aproximadamente 3 mil personas negras, entre ellos  muchos africanos, fueron forzadas a la esclavitud en la región entre 1674 y 1695. Puesto que había disminuido el suministro de servidores, estos pocos negros formaban una proporción cada vez mayor de los trabajadores  en la región  entre 1670 y el 1680.  Sólo durante la segunda mitad de la década de 1690- veinte años después que el tráfico de siervos comenzó a disminuir —  los plantadores empezaron a comprar un número considerable de esclavos negros.  Esclavizaron a unos 3000 africanos entre 1695 y 1700 , tantos como habían llegado en los últimos veinte años.

La composición racial de la fuerza laboral de Chesapeake cambio gradualmente durante el último tercio del siglo XVII, pero en 1700 las personas dedicadas al cultivo del tabaco en su mayoría eran negros.  La transición ocurrió primero en los condados del tabaco de fragancia dulce (sweet-scented tobacco) a lo largo del río de York y luego se extendió hacia el norte en la costa occidental de la bahía a las áreas que producen tabacos de oronoco menos rentables.

Sólo un tercio de los trabajadores no libres en las plantaciones ubicadas en el  Condado de York fueron negros durante el 1670, pero la reducción en el número de siervos blancos disponibles para las plantaciones de ese condados en el 1680,  llevaron a adquirir a casi todos los africanos que llegaron a la región. Como resultado, cuatro quintas partes de los trabajadores no libres en  las plantaciones de York eran negros, en 1680 los esclavos representaron diecinueve de cada veinte trabajadores no libres en el condado. Los Plantadores que vivían en el Condado de Middlesex, Virginia, crecieron con el tabaco perfumado siguiendo el ejemplo de los plantadores de York. Los que residían en la costa de occidental menor de Maryland, la zona pobre de oronoco, comenzaron a invertir en mano de obra esclava a los pocos años.  Sólo uno de cada tres trabajadores no libres en estas dos áreas eran negros en el 1680, a pesar del decreciente número de siervos disponibles para los plantadores. Sin embargo, de dos tercios a tres cuartas partes de todos los trabajadores no libres fueron esclavos entre 1690 y principios de 1700.

Aunque los plantadores se aferraban a su preferencia por el sistema de siervos o criados blancos  sobre los  esclavos durante gran parte de finales del siglo XVII, las opiniones cambiaron e incluso se hizo entusiasta, con respecto al trabajo esclavo a principios del siglo XVIII. Cuando el suministro de siervos comenzó a disminuir entre 1670 y 1680,  y aumentó el precio de los siervos, la mano de obra se encareció en las plantaciones de tabaco.

Los plantadores en el sur de Maryland podían comprar a tres hombres blancos por el precio de un esclavo hombre joven a comienzos de 1670, pero el esclavo mismo valía ya solo dos siervos finales de la década.  Este patrón sugiere que los plantadores querían siervos más que esclavos, porque si ellos creían  que los esclavos eran más rentables, el precio relativo de los siervos blancos habría disminuido. La relación del precio del siervo  con respecto al esclavo aumento, durante  1690 y principios de 1700.  Alcanzado otra vez casi tres siervos por esclavo en 1710, a pesar de la desaparición casi total de los siervos blancos.  En ese momento, los plantadores habían aprendido que los  esclavos podían ser tan productivos como los blancos y los buscaban con avidez cada vez que llegaba un barco con esclavos.

 La decadencia del sistema de servidumbre blanca y la adopción de la esclavitud transformaron la economía familiar de los agricultores blancos. Una breve reseña de la discusión sugiere cómo la esclavitud y la economía familiar estaban vinculadas.  Para la mayor parte del siglo XVII,  los plantadores que comenzaron sus carreras en el Chesapeake como siervos y  con hogares establecidos, compraron tierra y sus propios criados después de la terminación de sus mandatos como siervos. Como el número de inmigrantes disminuyó, aumentó la proporción de adultos nacidos en la población blanca. Estos nativos, a diferencia de sus padres inmigrantes, comenzaron la edad adulta libre de responsabilidades como siervos y a menudo recibieron herencias de sus padres. Por lo tanto, se casan a una edad joven y acumulando bienes producto de las herencias más rápidamente que sus antepasados inmigrantes.

Estos cambios en las perspectivas económicas de las familias blancas no  ocurrió  hasta que la población blanca en su conjunto había logrado el crecimiento natural y esto no pudo  comenzar hasta que los hombres nacidos en el país y las mujeres dominaron a la población adulta de la región.  El número de adultos nativos al parecer superó el número de inmigrantes en algún momento de la década de 1690,  en la región de Chesapeake.

En el Condado de Charles, Maryland, la proporción de hombres blancos nacidos en el país aumentó cerca de un tercio en 1690 a tres quintas partes en 1705; y un patrón similar puede encontrarse en el Condado de Middlesex, donde aproximadamente las tres cuartas partes de la población total de blancos (adultos y niños) en 1699 habían nacido en el condado.

El aumento en la proporción de adultos nativos blancos  acentúa la importancia de las hijas de los inmigrantes en la determinación de la tasa de crecimiento de la población. Las mujeres nativas tenían las familias más numerosas porque se casaron, en promedio, antes de los veinte años,  ocho años más jóvenes que la generación de sus madres. A pesar de estos matrimonios juveniles, las mujeres nativas  probablemente dieron a luz a  sólo dos niños más en su vida  que las mujeres inmigrantes,  porque sólo la mitad de ellas sobrevivió a los partos.  Muchos de sus hijos murieron antes de llegar a la edad adulta.  Aun con todos esos problemas, el matrimonio precoz de las mujeres de la primera generación dio lugar a un aumento natural substancial de la población. Mientras las mujeres inmigrantes lograron aumentar las tres quintas partes de la población de niños, sus hijas nativas se reprodujeron a una tasa sorprendentemente alta, más de lo suficiente para reemplazar  a la población de inmigrantes.

Entre 1690 y 1700, un grupo importante de mujeres nacidas en el país comenzó a tener hijos, y estos nacimientos (combinados con el creciente porcentaje de nativos adultos) finalmente inclinó la balanza frente a la disminución natural  y explica el aumento de la población nativa en gran parte de la región. Cuanto antes un área era  poblada, apareció este baby boom: comenzó tempranamente en 1690 en el Condado de York, Virginia, que había sido poblado en la década de 1620;  en Maryland, donde el establecimiento comenzó en 1640, el aumento de la población comenzó a finales de 1690; y en la costa oriental,  cuando se asentaron los colonos después de 1660, el boom comenzó a principios de 1700.  No hubo ninguna oleada de nacimientos en el Condado de Middlesex, donde la malaria, la forma más letal de la enfermedad, golpeó con especial virulencia durante las décadas de 1680 y 1690, pero incluso allí el número de nacimientos casi igualó el número de muertes. La adopción del plantador de mano de obra esclava junto con el aumento natural de la población blanca crea nuevas relaciones sociales de producción en las granjas de tabaco de Chesapeake.  Aunque los plantadores del siglo XVII  creían que los siervos contratados como mano de obra  eran hombres pobres que merecían muy poco respeto, sabían que muchos de ellos llegarían a ser  agricultores de tabaco independiente y por lo tanto mantenían la disciplina dentro de  límites estrechos.  Dos tipos de plantaciones sustituyeron esta relación entre el propietario y el criado una vez que la esclavitud fue establecida. La gran mayoría de los plantadores con propiedades y explotaciones familiares, mandó a trabajar a sus hijos, junto a un esclavo o dos y ocasionalmente algún blanco contratado. Y una minoría de hombres blancos, que poseían gran cantidad  de esclavos, y operaban grandes plantaciones que funcionaban con mano de obra esclava. Estos grandes propietarios contrataron a jóvenes blancos de las plantaciones más pequeñas cercanas para actuar como capataces y los instruyeron para imponerle a los esclavos una dura disciplina, para que éstos no  se atrevieron a traspasar los límites de la autoridad blanca.

Aunque la mayoría de los hombres blancos gozaron de oportunidades similares en gran parte del siglo XVII,  estaban sujetos a los vaivenes de la economía, esto implicaba  los grandes costos de los esclavos y  ubicaron a estos en las futuras herencias como un medio de acumulación de riqueza. Los hijos de  los plantadores  disfrutaron de una gran ventaja sobre todos los demás blancos, porque podrían  recibir  como parte de la herencia por la muerte de sus padres o por el casamiento a numerosos esclavos. Los blancos pobres, en cambio, tuvieron que construir  pequeñas inversiones y recibieron poca o ninguna ayuda de los padres.

La siguiente traducción del texto en ingles  está realizada en torno al uso de la Historia Escolar, se han dejado de lado ciertas precisiones debido a la complejidad del texto, (eliminando las citas aclaratorias del editor.)como las puntuaciones.

Traducción: Matias Wibaux, Daniel Virgili, Carlos Van Hauvart.

(1)  Kulikoff, Allan. Tobacco and Slaves, The Development of Southern Cultures in the Chesapeake, 1680-1800, University of North Carolina Press, USA, 1986, pag.449.

(2) Kulikoff, Allan. ob.cit. pp.(37:44).

Carlos Van Hauvart

Carlos Alberto Van Hauvart Es Profesor por la Facultad de Humanidades de la UNMdP, docente regular en la Carrera de Historia de la FH, en las materias de Americana Contemporánea y Didáctica y Practica de la Enseñanza. Miembro del GEL, CeHis, FH, UNMdP. También es Profesor Regular en la materia Historia del Ciclo Básico del Colegio Nacional Dr. Arturo Umberto Illia, Departamento de Ciencias Sociales, UNMdP.

También te podría gustar...