Propietarios de la libertad: la servidumbre por contrato, el indenture system y el redemptioner system en Virginia.

Reservados todos los derechos. El contenido de esta introducción no puede ser reproducido ni todo ni en parte, ni transmitido ni recuperado por ningún sistema de información en ninguna forma ni por ningún medio. Sin el permiso previo del autor o la cita académica correspondiente.

Fuentes para el estudio de la colonización británica en América.

Parte II. Cita de autor Nro.º:3

Introducción

Propietarios de la libertad: la servidumbre por contrato, el indenture system y el redemptioner system en Virginia.

por Diana A. Duart CEHis-FH-UNMdP y Laura Cabrejas CEHis-UNMdP.

D.N.D.A. Registro de autor 5.274.226

Introducción

El proceso de la colonización británica en América del Norte  puede ser visto, en el tiempo, como una experiencia exitosa. Pero es deseable señalar que los planes que las distintas metrópolis idearon para el continente americano no estuvieron exentos de ensayos, fracasos, contradicciones y aciertos. La ocupación y puesta en producción de los diferentes territorios se pensaron a través de la acción estatal o privada. En cualquiera de los casos, esa tarea implicó la aplicación o la adaptación  de mecanismos o instituciones  de vieja data en el continente europeo.

  Así, la experiencia colonizadora británica se valió de la figura del indenture system o el redemptioner system. Estos mecanismos le permitieron a la Compañía de Virginia trasplantar a un número importante de colonos en el territorio americano, en donde el servicio personal  por contrato se transformaba luego de terminado el contrato en la posibilidad cierta de convertirse en propietario de tierras. Estos sistemas precedieron a la esclavitud y compartieron por poco tiempo el abasto de mano de obra para el ciclo del tabaco tal cual lo planteo Alan Kulikoff en su texto clásico “Tobacco and Slaves. The  Develompment of soouthern Cultures in the Chesapeakes, 1680-1800”.

El sistema de inventure system significo el uso de una institución inglesa que fue modificándose radicalmente hasta convertirse en un sistema de siervos que eran comercializados y vendidos como objeto tal cual se manifiesta en la cita de autor que presentamos,  convirtiéndose en un antecedente para el sistema de esclavitud. Los siervos eran necesarios para el proyecto económico de la Compañía de Indias Occidentales y la Compañía de Virginia ante la necesidad de colonos,  luego para los plantadores de tabaco.

Hoy en Aportes ponemos a consideración de los lectores, la cita de autor de la obra de David Galenson, “White Servitude in Colonial America, an economic  analysis” (1) que puede ser usada en su totalidad o en los fragmentos que los docentes consideren pertinentes para trabajar en el aula, sobre el tema de mano de obra en el mundo colonial del Nuevo Mundo.

Development and forms of colonial indentured servitude.

El argumento que trabajaremos nos permitirá  llegar  a la conclusión de que el sistema de contrato (indenture system) es una fuente importante de promoción social y económica de la colonización británica de América del norte. Representa un trasplante  directo de una institución inglesa común y fue posible por  las circunstancias económicas. Sin embargo,  parece que las adaptaciones produjeron un cambio fundamental en la institución,  la rigidez introducida por imperativos económicos destruyó las  relaciones básicas del sistema inglés de servicio en la agricultura y dio lugar a un sistema en que los hombres fueron comercializados y vendidos como objetos. Así, aunque el sistema de contrato (indenture system) parece haber sido la solución al problema de cómo trasladar el sistema inglés de servicio en la agricultura a través del Atlántico. La forma que tomó fue muy diferente de la institución en la que se modeló.

La forma característica del sistema de contrato surgió de la temprana experimentación de la Compañía de Virginia que tenía  una variedad de arreglos diferentes. El objeto era la simple maximización de sus beneficios, y la sucesión de fórmulas fueron pensadas para hacerse mediante la contratación de una fuerza laboral en Virginia que trabajaba para el beneficio de la empresa. En la elaboración de esquemas para atraer a colonos, la compañía no tuvo ninguna interferencia del gobierno británico, porque desde el principio había un entendimiento que la emigración a América fue manejada de forma privada por una Compañía Comercial, sin intervención, ni costos para el rey.

El plan inicial de la compañía era tratar a los emigrantes como “aventureros” o inversores. Los posibles colonos para colonizar Virginia en 1606 recibieron la propuesta de recibir una participación en acciones de la empresa, o una parte de las ganancias que la Compañía declarara  al cabo del servicio de cinco años.  A cambio los colonos debían emigrar a Virginia a expensas de la compañía y trabajar para ella.

Estos beneficios a los cinco años  al parecer resultaron insuficientes para motivar a los colonos a emigrar, hubo también  un intento de la empresa de disciplinar militarmente a los colonos para hacer rentable la producción comunal de la Compañía que fue  igualmente un fracaso.

El siguiente paso en  la forma de atraer inmigrantes bajo  el sistema de contrato tuvo que ver con otros cambios, uno de ellos fue la renuncia de la Compañía a tener el control económico de  la Colonia. Evidentemente  la necesidad de dar a los colonos mayores incentivos de trabajo llevó a producir reformas económicas  en 1609, cuando a los inmigrantes se les ofreció pequeñas cantidades de tierra que fueron dadas a los  individuos para el abasto de sus necesidades  y en 1613 se los tentó con mayor cantidad de tierra para ser trabajadas por su cuenta.  Esta reforma dio lugar a un nuevo sistema, creado en 1616, en virtud de la cual los colonos recién llegados podrían ser alquilados por la empresa para el empleo como jornaleros en fincas privadas.

En 1618 una reorganización del gobierno de la Colonia produjo una ratificación del movimiento hacia empresas individuales, por ello los colonos llegados antes de esa fecha, obtuvieron considerables parcelas de tierra por los cuales debían pagar un arriendo a la compañía. Junto con este cambio, la compañía ofreció transportar nuevos colonos a Virginia y establecerlos como aparceros; la empresa les daría tierra como inquilinos y les proporcionaban alimentos y capital por un período inicial a cambio de la mitad de su producción. Al final de los siete años del arrendamiento, el agricultor sería liberado del acuerdo y se les darían  50 acres de su propia tierra.

Como parte del mismo empuje para aumentar la población del estado de Virginia, la empresa  junto con la ciudad de Londres  envió a Virginia cien niños en 1618 a expensas de la ciudad. Los términos del contrato establecido por el Consejo Comunal de la ciudad indican que los niños debían ser tratados como aprendices y se les otorga  tierra como arrendatarios para solventar las cuotas de libertad al final de su mandato de siete años.

Estos niños y otros en los siguientes cuatro años, fueron vendidos a los colonos libres de la Colonia. En una empresa paralela, en 1619 la compañía comenzó a enviar a mujeres jóvenes a Virginia para ser vendidas  a plantadores que se hacían cargo del  pago del traslado. Estas transacciones de 1618 y 1619 claramente presagiaron el sistema del contrato (indenture system). El primer ejemplo documentado  del sistema  (indenture system) en una escala significativa se produjo en 1620, cuando la compañía de Virginia envió a la Colonia “cien criados para ser colocados entre los antiguos plantadores”. El costo del pasaje fue adelantado por la empresa, y  los siervos fueron transferidos a los plantadores tras el reembolso de esos gastos. Esto marcó el desarrollo completo de la transacción que se convirtió en frecuente para los sirvientes de origen inglés, como para plantadores coloniales que obtenían los servicios del inmigrante por un tiempo determinado, mediante el pago de una suma  más el costo del pasaje a la Compañía. Otra característica común del sistema de contrato (indenture system)  había sido introducida por la empresa antes de esta modalidad.  Alrededor  de 1618, la compañía había proporcionado un incentivo adicional para los plantadores,  para el transporte de funcionarios de la Corona a Virginia por cuenta propia con la promesa de un  “premio” o concesión de tierras,  para cada funcionario de la Colonia que estos trajeran. Para 1619 esta  ayuda sería recompensada con 50 acres de tierra.

Aunque  esto fue promovido por la compañía de Virginia, la forma característica de la transacción del contrato (indenture transaction)  fue rápidamente tomada por los comerciantes y plantadores privados, y  el “premio” pronto fue adoptado por otras colonias como medio de fomentar la importación de nuevos colonos. Como resultado, el sistema de contrato (indenture system)  permaneció en uso a lo largo de las colonias británicas en América mucho tiempo después de la disolución de la Compañía de Virginia en 1624.

Fundamentalmente, la servidumbre fue un arreglo institucional que fue ideado para aumentar la movilidad laboral de Inglaterra a América.  Con el establecimiento en el nuevo mundo,  las grandes cantidades de tierras para practicar la agricultura, o en aquellas regiones en que se podían introducir  cultivos para explotar este recurso con el objetivo de satisfacer las demandas del mercado inglés. El resultado fue una productividad marginal del trabajo en la agricultura considerablemente superior a la encontrada en InglaterraComo se verá más adelante en este estudio, la productividad marginal del trabajo en muchas partes de la América colonial fue suficiente para que muchos  ingleses trabajadores pudieran pagar el costo del pasaje a las colonias en tan sólo cuatro años. Cuando comenzó la colonización inglesa de América, existió el problema de cómo los trabajadores no podían  pagarse el alto costo de la tarifa de transporte  con sus propios  ahorros,  pero podrían pedir prestado los fondos necesarios. Las exigencias de la situación, con la necesidad de que el emigrante  pagara el préstamo después de viajar a través del Océano Atlántico, planteaba enormes problemas de aplicación para cualquier potencial prestamista inglés, y no es de extrañar que las instituciones financieras británicos  fueron insuficientes para la tarea. Como se ha visto en la anterior descripción entre los experimentos tempranos de la compañía de Virginia, la solución inicial fue para que ésta se convirtiera en una empresa que diera resultados positivos en la producción colonial, se debía abonar el costo del viaje a los trabajadores que emigrarían en calidad de préstamo,  estos se convertirían en empleados de la firma hasta que este préstamo fue pagado.

 Los problemas de supervisión y motivación causada por este sistema pronto llevaron a la Compañía de Virginia a alquilar los trabajadores que eran transportados por  productores privados.  Este sistema modificado fue de corta duración, como la empresa  aparentemente percibía rápidamente las ventajas de la venta de trabajadores a plantadores individuales durante el tiempo necesario para la devolución del préstamo,  quedaba especificado en los contratos de los trabajadores.  Haciendo esto, la compañía transfirió claramente todos los gastos de supervisión y ejecución del contrato a los plantadores, incluyendo todos los riesgos, como la posible huida o la muerte del siervo.  Una vez establecido el principio de la venta directa en el  contrato, una gran empresa no tenía ninguna ventaja significativa en el transporte de los siervos, porque ya no era necesario para la supervisión de un gran número de acuerdos durante un  período prolongado en las colonias, y el tiempo durante el cual el transportador extiende el crédito se redujo al lapso que mediaba  entre la firma del contrato en Inglaterra y su venta en las colonias , principalmente los dos o tres meses durante el cual el siervo estaba en tránsito hacia las colonias. El costo para entrar  en el comercio de  transporte y venta de siervo era bajo, y la industria se convirtió rápidamente en un ámbito del que participaron muchos comerciantes.

Sin embargo la forma de la negociación del contrato no se limitaba a un solo tipo. Por lo menos tres métodos distintos existieron por los cuales las personas se convirtieron en siervos.  Las distinciones dejaron de importar una vez que el siervo había sido obligado por el contrato, legalmente todos los siervos blancos en la colonia fueron tratados de la misma forma tanto en lo referente a la legislación y la costumbre,  pero las diferencias en la forma no tienen consecuencias para el funcionamiento del comercio de siervos. Generalmente el contrato era vendido a un nuevo dueño cuando el sirviente llegaba a las colonias, pero las dimensiones básicas de su servidumbre, particularmente la duración de mandato, fueron fijadas por el contrato. Una variante de esta forma se desarrolló para ocuparse de casos en que los futuros siervos llegaron a las colonias sin compromisos escritos. A su llegada fueron vendidos como sirvientes, y para proporcionar cierta protección para estas personas cada colonia desarrolló su propia legislación específica según “costumbre del país”. Un elemento importante de esta legislación era la regulación de la expresión servicio por aquellos que llegan sin compromisos, ni deudas a las colonias.

Durante el siglo XVIII apareció una tercera forma de arreglo. Bajo el sistema de “redemptioner”,   permitía al inmigrante -por el costo del pasaje- ser vendido como siervo a su llegada a América.  El inmigrante podía hacer un pago parcial antes de zarpar. Después de su llegada, en un período de tiempo, generalmente dos semanas,  le era permitido al siervo  aumentar su deuda. Si  no podían reunir el dinero,  era vendido como sirviente por el capitán del buque para saldar la deuda.  La duración de su periodo como sirviente correspondía a su deuda. El sistema de redemptioner al parecer se originó en el transporte de alemanes a las colonias británicas, y aunque el arreglo fue utilizado hasta cierto punto en el comercio de siervos británicos en el siglo XVIII, la mayoría  en las colonias habían llegado bajo contrato o estuvieron limitados por la costumbre del país, mientras que la mayoría de los alemanes al parecer vino como redemptioners. Aunque la razón de esto nunca ha sido completamente explicada, algunos elementos de una. Las diferencias en la forma podrían haber resultado en parte de requerimientos en las necesidades de  emigrantes.  Mientras que prácticamente todos los sirvientes británicos emigraron individualmente, era más común para los alemanes  emigrar en familia. La rutina habitual del sistema “redemptioner “  en realizar un pago parcial de las tarifas de transporte por adelantado podría ser más adecuado para las familias alemanas que tenían algunos capitales  para cobrar,  frente a   los activos acumulados de los británicos que emigraron como sirvientes, pocos de los cuales habían trabajado lo suficiente para tener ahorros. El sistema  “redemptioner”  podría haber sido más flexible y  adaptarse a una situación en la que una familia quería repartir los costos de transporte más uniformemente entre  ellos. Así cuando las familias alemanas arribaban a América,  los contratos de criados se trataban como un grupo familiar en lugar de hacerlo individualmente,  el tiempo del contrato como siervo se reducía considerablemente. El sistema de redemptioner    les permitía  a los grupos familiares alemanes  viajar  y cancelar la deuda total o parcialmente,  al poder ser  vendidos como siervos por un período y como hemos visto beneficiaba al grupo familiar ya que les admitía elegir además un solo destino de llegada. Muchas familias alemanas que viajaban por este sistema preferían ir a sitios como la ciudad de Filadelfía en donde luego de ser vendidos como siervos como grupo familiar, les pedían prestado a sus compatriotas que vivían en dicha ciudad el capital para cancelar su deuda o contrato.

Estas consideraciones que implicaban las necesidades de los emigrantes son  componentes posibles de una explicación  de la forma de contratos  entre emigrantes británicos y el acuerdo de redemptioner  que realizaban las familias alemanas.  Una importante diferencia  entre los sistemas podría haber resultado de las diferencias en las situaciones típicas de emigrantes alemanes e ingleses al embarcarse para América. Porque había una diferencia en el riesgo para los dos sistemas. Bajo el sistema de contrato, el riesgo económico en este comercio fue llevado principalmente por el comerciante al trasladar  al siervo de Inglaterra a América para su venta en las colonias. Porque el comerciante tiene normalmente un título personal  que es el  contrato,  él era un especulador  con respecto al sistema de trabajo de los siervos, y asumía los riesgos en las ganancias y las pérdidas resultantes de los cambios en el valor del contrato entre los tiempos del acuerdo en Inglaterra que hacia él con los inmigrantes  y cuando se realizaba la venta en las colonias. En cambio, bajo el sistema de “redemptioner”  el principal riesgo fue transferido al siervo. Excepto en el caso de muerte del siervo/a en el viaje, el comerciante o el capitán del barco tenía un seguro en caso de que eso ocurriera.

Una causa posible de esta diferencia podría haber sido las  condiciones  en Inglaterra y en Alemania  para el suministro de siervos. A diferencia de los criados ingleses,  el sistema “redemptioners”  alemán  se hacía fuera de la legislación que se practicaba en su país de origen. Así los alemanes entraron en acuerdos con capitanes en los puertos holandeses, donde sus oportunidades alternativas de trabajo eran pobres y el costo de volver a Alemania substancial.  La presencia de familias enteras debe haber reforzado la tendencia para la opción del sistema de” redemptioners”  pero también podía ser restringida por la cantidad de gente a transportar. Los mismos factores no afectaron a los siervos ingleses, sus oportunidades alternativas no tenían la barrera idiomática, ni la de tener que mantener una familia. El  riesgo del comerciante  en el comercio de siervos se puede medir por el costo de menores oportunidades de los alemanes de entrar en el sistema de contrato a la hora de realizar sus acuerdos. Una investigación más a fondo de las diferencias entre estas variantes de la servidumbre colonial está más allá del alcance de este estudio y no la tiene como objeto de estudio. El objeto  principal de esta investigación serán siervos de primer tipo (indenture system), los que viajaron a las colonias después de firmar un contrato. Aunque hay mucho por conocer  por el relativo número de siervos que emigraron bajo cada uno de los tres arreglos en determinado momento,  el indenture system  parece haber sido el el sistema más practicado y cuantitativamente el más importante que contribuyo al sistema colonial inglés. (2)

La siguiente traducción del texto en ingles  está realizada en torno al uso de la Historia Escolar, se han dejado de lado ciertas precisiones debido a la complejidad del texto, (eliminando las citas aclaratorias del editor.)como las puntuaciones.

Traducción: Matias Wibaux, Daniel Virgili, Carlos Van Hauvart.

Edición: Maximiliano Van Hauvart, estudiante UNMdP.

Citas y notas:

 (1) Galenson, David, White Servitude in Colonial América, an economic analysis, Cambridge University Press, Londres,1981, pag. 289.

(2) ob.cit., pp. 10:15

La siguiente traducción del texto en ingles  está realizada en torno al uso de la Historia Escolar, se han dejado de lado ciertas precisiones debido a la complejidad del texto, (eliminando las citas aclaratorias del editor.)como las puntuaciones.

Traducción: Matias Wibaux, Daniel Virgili, Carlos Van Hauvart.

Edición: Maximiliano Van Hauvart, estudiante UNMdP.

 

Carlos Van Hauvart

Carlos Alberto Van Hauvart Es Profesor por la Facultad de Humanidades de la UNMdP, docente regular en la Carrera de Historia de la FH, en las materias de Americana Contemporánea y Didáctica y Practica de la Enseñanza. Miembro del GEL, CeHis, FH, UNMdP. También es Profesor Regular en la materia Historia del Ciclo Básico del Colegio Nacional Dr. Arturo Umberto Illia, Departamento de Ciencias Sociales, UNMdP.

También te podría gustar...