Memorial del Padre Prov. Manuel Querini para la Estancia de Alta en la visita de 28 de diciembre 1747

Se le recomienda a los lectores de este texto que lean la Introducción del Dr. Carlos A. Mayo

Memorial del Padre Provincial Manuel Querini para la Estancia de Alta en la Visita de 28 de diciembre de 1747.

Primeramente obsérvese lo que dejó ordenado en su memorial mi antecesor especialmente lo que ordena en el 1 y 2 punto de dicho memorial.

2 póngase todo empeño en aumentar la cría de mulas por ser estas la principal renta del Colegio, y para ello se pongan en esta estancia yeguas, que por lo menos haya en ella el número de seis mil, y sus burros hechores correspondientes. Pero no se compren de parte a donde se pueden volver a su querencia por no se gaste así la plata de balde.

3 El Hermano Jorge podrá servir de mucho alivio al Hermano Estanciero si éste procurase con cuidado instruir desde luego en las faenas de la estancia, llevándolo consigo a los puestos y diciéndole lo que conviene haga en ellos para la conservación y aumento de los animales, y con esto el Hermano Jorge podrá suplir en los dichos puestos en gran parte la presencia del Hermano Estanciero muchas veces, que este no podrá por otras ocupaciones ir a ellos.

4 Otra de las cosas, que a esta estancia le puede ser de mucho útil es el obraje, que ahora se va (ilegible), y así ordeno que se le de al hermano obrajero todo aquel fomento, que buenamente pueda sin notable menoscabo de otras faenas, y que se pongan algunos esclavos, que aprendan a tejer los cuales en cuanto se no ocupen de otra cosa, que en el obraje. También se le darán hilanderías suficientes y cardadores, y que todo se haga con la paz y la hermanable caridad que conviene que haya entre los hermanos.

5 Cuídese mucho de la enseñanza de la doctrina cristiana de los esclavos y libres asi chicos como grandes, que a todos tenemos obligación enseñarla, como de parte de tarde los domingos cuando se le enseña a los esclavos, y libres que no están casado.

6 Aunque haya misa cantada los domingos no por eso se ha de dejar la plática de la doctrina, o sermón, que se les suele hacer después del Evangelio, o si al que canta la mise le fuese más cómodo después de acabada la misa sino se les hubiera platicado en ella para que después se les platique.

7 Cuando hubiese los días de trabajo misa cantada de réquiem se dirá inmediatamente después de la oración para que así acuda con el tiempo la gente a su trabajo.

Mayo, Carlos; Memoriales e instrucciones para el manejo de estancia en el noroeste argentino, Grupo Sociedad y Estado (cuadernos del Grupo), F.H.UNMdP, (reedición) 2012. pp. (4)

Edición y corrección: Van Hauvart Duart, Maximiliano L. Estudiante de Letras. FH, UNMdP

Carlos Van Hauvart

Carlos Alberto Van Hauvart Es Profesor por la Facultad de Humanidades de la UNMdP, docente regular en la Carrera de Historia de la FH, en las materias de Americana Contemporánea y Didáctica y Practica de la Enseñanza. Miembro del GEL, CeHis, FH, UNMdP. También es Profesor Regular en la materia Historia del Ciclo Básico del Colegio Nacional Dr. Arturo Umberto Illia, Departamento de Ciencias Sociales, UNMdP.

También te podría gustar...